Cómo mejorar la presentación escrita de un trabajo académico

A la hora de presentar un trabajo académico adquiere gran importancia la presentación final: tanto la escrita, como la oral; si ambas son cuidadas potenciarán nuestro trabajo. La presentación escrita cobra relevancia de cara al lector y es clave para exponer nuestra investigación de la forma más apropiada. 

La redacción es uno de los procesos que más debemos cuidar. En ocasiones, redactamos en momentos diferentes y el estilo de redacción puede variar. Trataremos de mantener el uso de un lenguaje homogéneo e impersonal.  

Cuando nos enfrentamos a un TFG o TFM el principal punto de partida es la elección de la temática que abordaremos; en muchas ocasiones genera indecisión, pues podemos tener varias opciones y no saber por cual decantarnos, o no tener clara la idea. En la mayoría de casos, las premisas iniciales se basan en la elección de una temática original, que no haya sido tratada previamente. Sin embargo, nuestro objetivo debe centrarse en escoger aquella que nos interese, motive y haga sentirnos cómodos en su proceso de documentación, redacción y exposición. En definitiva, encontrar la motivación en un trabajo académico, puede ser de gran ayuda en el proceso de desarrollo. Partiendo de esta motivación mejoraremos la presentación escrita del trabajo implementando estas pautas:

  • En la redacción, además de una correcta utilización del lenguaje,  es recomendable el uso de un estilo académico claro y directo, que facilite la comunicación y la comprensión de lo que queremos expresar.  
  • De igual manera, tanto la ortografía, como la inclusión de signos de puntuación son imprescindibles para una correcta legibilidad y desarrollo de un trabajo académico. Es por ello que emplear correctores automáticos de texto para cerciorarnos de su correcta implementación puede ser de gran ayuda. 
  • Hemos de evitar la repetición de determinadas muletillas o expresiones, utilizando sinónimos siempre que sea oportuno. Para la consulta de sinónimos, disponemos de muchos recursos online, uno de ellos es Wordreference. Además, para las dudas ortográficas, puedes utilizar el diccionario de la RAE. 
  • Además, para destacar en la presentación de nuestro proyecto, una maquetación atractiva será uno de los recursos esenciales para guiar al lector y potenciar su atención. Tendrá que cumplir los estándares citados por el coordinador o la plantilla propuesta por el tutor. Un buen trabajo de maquetación facilita la comprensión y legibilidad. 
  • Al dar por comenzado el proceso de maquetación debemos tener en cuenta el diseño de la página: es decir, tanto el interlineado, la justificación que incluimos en el texto y los márgenes que utilizamos, como la paginación. 
  • De igual importancia será la elección tipográfica y su tamaño; debemos seleccionar un tamaño estándar de 11 puntos para el texto, y otro mayor para los títulos, organizando así con la fuente o fuentes seleccionadas el proyecto.  
  • Recuerda que emplear diferentes elementos gráficos como tablas, imágenes, mapas, etc., puede ayudar a organizar los datos de un modo más atractivo y visual captando la atención del lector. 

Estos son algunos de los consejos que puedes seguir; pero si tienes dudas acerca de cómo enfrentarte al planteamiento escrito, y entrega de un proyecto académico o simplemente deseas ampliar la información, recuerda que la biblioteca de la UNED cuenta con una guía donde son explicados al detalle cada uno de los puntos a tener en cuenta. 

Cómo superar sin nervios la presentación oral de tu trabajo. 

Es el momento más temido. ¿Cómo reducir la incomodidad, nervios y ansiedad que genera la presentación oral del trabajo académico? 

Una parte fundamental de tu investigación se basa en cómo consigues desenvolverte en la presentación oral. No dejes nada a la suerte y sigue estos consejos: podrás pasar este trance con la misma seguridad con la que has ido afrontando el resto de las etapas que conforman tu investigación.  

  1. Realizar una buena exposición oral supone demostrar tu conocimiento e implicación con la temática abordada, esquematizar y seleccionar aquello que tiene mayor relevancia y aportar una argumentación razonada que muestre una evolución desde la problemática de la que partiste hasta la conclusión. 
  2. Teniendo en cuenta que dispones de un tiempo limitado prepara un contenido que sintetice de la manera más completa posible tu trabajo. Selecciona las ideas más relevantes del trabajo y deja de lado las cuestiones de conocimiento general. 
  3. Además de contar con material de apoyo visual como una presentación en PowerPoint o Prezi, también es aconsejable tener un guion en papel, donde plasmes las pinceladas de aquello que quieres tratar. Te facilitara no olvidarte de ello. Recuerda que estos elementos son de apoyo, no debes presentar tu trabajo leyendo pues esto restará firmeza a tu exposición.  
  4. Practica la exposición utilizando un cronómetro: te asegurará que tanto tu guion como tu discurso sean acordes a la estructura empleada en tus diapositivas. Procura que otros te escuchen y repite la presentación todas las veces que puedas. 
  5. Un lenguaje claro y un tono pausado con la entonación correcta mantendrá la atención durante la presentación. Un tono monótono o acelerado hará que pierdas la atención de tus interlocutores por el camino.
  6. El contacto visual y tu lenguaje no verbal son importantes; tanto tu expresión corporal, como tus gestos, te ayudarán a potenciar tus argumentos y a conectar con el tribunal. 
  7. De igual manera tu actitud es fundamental: escucha al tribunal, contesta de manera amable todas aquellas cuestiones que te planteen a raíz de tu exposición y muéstrate tranquilo y seguro de tu trabajo. 

Consulta las guías didácticas de la Biblioteca, donde encontrarás estos y otros muchos consejos.

¿Feliz Día de la Bicicleta?

Según el Informe Anual del Programa de Carreteras 2018, las necesidades de movilidad de las personas que usan la bicicleta o que se desplazan caminando siguen sin suplirse. ¿Acaso los ciclistas y los peatones son ciudadanía de segunda? ¿Son los conductores ciudadanía de primera en estas sociedades tan “cochecéntricas”?

Para construir es mejor tener una visión más reconciliadora. En primer lugar, no existen como tal el peatón, el ciclista o el conductor como categoría exclusiva, dado que una persona puede realizar las tres formas de movilidad. Comprender esto es primordial, ya que de esta manera evitamos conflictos al difuminar los “bandos” y nos centramos en las necesidades de la ciudad.

Cualquier persona debería ser capaz de elegir la forma de movilidad más interesante según sus diferentes criterios. De esta manera, usar el coche debería seguir siendo una opción para los trayectos largos o poco adaptados para ir en bicicleta. También puede ser interesante ir en coche si compartimos el trayecto con compañeros de trabajo. Por otro lado, ir en bicicleta puede ser interesante para un trayecto medio o algo más largo si las infraestructuras y nuestra forma física nos lo permiten. Andar debería ser siempre una buena opción para trayectos cortos. Esto son solo algunos ejemplos, asumiendo que todo esto es mucho más complejo.

¿Dónde queda la movilidad sostenible? ¿Por qué se habla tanto de la bicicleta? ¿Por qué existe el día de la bicicleta entonces? No cabe la menor duda de que la bicicleta es uno de los medios de transporte más sostenibles, empezando porque evitamos emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI). No olvidemos que muchos países se están comprometiendo a las emisiones cero para el año 2050. Además, la bicicleta supone un ejercicio físico, por lo que promueve la atención a la salud y el deporte. Otro punto interesante es que permite al ciclista conocer el entorno local, lo que resulta siempre beneficioso para el barrio y para la ciudadanía. El Día de la Bicicleta fue declarado como tal el 3 de junio por la Asamblea General de Naciones Unidas “reconociendo la singularidad, la longevidad y la versatilidad de la bicicleta, que lleva en uso dos siglos, y que constituye un medio de transporte sostenible, sencillo, asequible, fiable, limpio y ecológico”. Este día promueve según Naciones Unidas “la organización de marchas de bicicletas para fortalecer la salud física y mental y el bienestar, y desarrollar, así, una cultura de la bicicleta en la sociedad”.

La bicicleta es uno de los medios de transporte más sostenibles, permite al ciclista conocer el entorno local, mejora la salud física y mental, incrementa la esperanza de vida, reduce el sedentarismo, reduce la congestión y el estrés del tráfico, mejora la seguridad vial en su conjunto, minimiza la presión del transporte público, reduce el ruido, genera empleo, favorece la economía local y rural, genera tejido industrial y tecnológico, reduce el gasto sanitario, no genera emisiones, contribuye al ahorro energético…

3 de junio, declarado Día de la Bicicleta por la Asamblea General de Naciones Unidas

A nivel institucional es un día para que las instituciones presten una atención especial a la bicicleta (y al peatón también, ¿por qué no?). Algunas metas interesantes son:

  • Mejorar la seguridad vial integrando formas de movilidad de igual importancia al coche: bicicletas, patinetes, peatones…
  • Diseñar infraestructuras que promuevan la seguridad peatonal y la movilidad en bicicleta, evitando lesiones y enfermedades.
  • Usar la bicicleta como medio para fomentar la tolerancia, el respeto, la inclusión social, la educación física, el desarrollo sostenible… En esencia: transversalizar su uso. Resulta muy interesante la Estrategia Estatal por la Bicicleta, documento muy reciente, de 2019 generado por la Dirección General de Tráfico, en el que se exploran nuevos paradigmas de movilidad en las ciudades. Podemos evitar los altos niveles de congestión, de ruido y de polución. Este documento resume los contenidos de la Estrategia Estatal por la Bicicleta para el periodo 2020-2025, cuyo objetivo es fomentar el uso de la bicicleta en distintos ámbitos. Además, es enormemente práctico ya que incluye 27 instrumentos y más de 100 acciones.

Algunas de las ventajas del uso de la bicicleta extraídas del documentos son: mejora la salud física y mental, incrementa la esperanza de vida, reduce el sedentarismo, reduce la congestión y el estrés del tráfico, mejora la seguridad vial en su conjunto, minimiza la presión del transporte público, reduce el ruido, genera empleo, favorece la economía local y rural, genera tejido industrial y tecnológico, reduce el gasto sanitario, no genera emisiones, contribuye al ahorro energético…

El centro histórico de París será casi completamente peatonal en 2022. Ámsterdam subió el precio de los parquímetros y generó un cambio en la mentalidad social al reducirse el aparcamiento y el tráfico. Bruselas sustituyó el impuesto de circulación por una tasa de kilometraje que repercute a quien use a diario el coche. Vitoria es una ciudad modelos de movilidad y en infraestructuras diversas para la movilidad.

Otro documento enormemente interesante para hacernos conscientes de que existen mil medidas, para todos los gustos, sobre movilidad sostenible es “Ideas y buenas prácticas para la movilidad sostenible” de Ecologistas en Acción.

En todo este contexto de pandemia, hay noticias muy interesantes al respecto en varias ciudades. El centro histórico de París será casi completamente peatonal en 2022. Ámsterdam subió el precio de los parquímetros y generó un cambio en la mentalidad social al reducirse el aparcamiento y el tráfico. Bruselas planificó la sustitución del impuesto de circulación por una tasa de kilometraje. Quien use a diario el coche pagará más y los impuestos irán dirigidos a transporte público o infraestructuras para bicicleta. Vitoria es una de las ciudades españolas que resultaría de modelo para fijarnos en otros modelos de movilidad y en infraestructuras más diversas para la movilidad. Un perfil muy dinámico e interesante para enterarse de estas y otras noticias es el de Mobility Behaviour en Twitter.

Hoy es un buen día para que comprendamos la importancia de diversificar la movilidad por nuestra salud, nuestra sociedad y nuestro planeta.

Héctor Molero Lombarte

Foto de Carl Nenzen Loven en Unsplash