Ayúdanos a hacer una biblioteca sostenible

Héctor Molero Lombarte

Desde el Grupo de Biblioteca Sostenible de la UNED pensamos que los meses de parón que hemos vivido pueden ser una oportunidad para reflexionar y mejorar día a día en materia de sostenibilidad.

Un buen documento para iniciar estas reflexiones es el que ofrece la Red de Bibliotecas Universitarias Españolas (REBIUN) : Orientaciones para la formación de usuarios en materia de sostenibilidad bibliotecaria.

Antes de empezar, ¿por qué hablamos de sostenibilidad? Porque la sostenibilidad se basa en asegurar los recursos del hoy para el mañana, incluidas las bibliotecas. Quizás lo primero que nos viene a la mente cuando se habla de sostenibilidad es el medio ambiente, pero la sostenibilidad se basa en tres patas: la ambiental, la económica y la social.

La sostenibilidad ambiental busca reducir los efectos negativos en el medio ambiente. La sostenibilidad económica se ocupa del uso eficiente de los recursos. La sostenibilidad social se asegura de la equidad, el respeto a la diversidad, la transparencia y los procesos democráticos y abiertos de las estructuras de gobierno.

Desde el Grupo de Biblioteca Sostenible de la UNED, reconocemos el papel fundamental de las estructuras de gobierno y del personal que trabaja en las bibliotecas de la UNED. Al mismo tiempo, incluimos en esta responsabilidad colectiva a todos los usuarios y usuarias de nuestras bibliotecas.

Como usuario/a, se puede marcar la diferencia en la sostenibilidad del servicio y la sostenibilidad social.

Respecto a la sostenibilidad del servicio, estamos hablando de propuestas que tienen que ver con el consumo responsable:

  • Papel: evitar las impresiones o fotocopias innecesarias, reutilizar hojas a sucio, imprimir o fotocopiar a doble cara, reciclar el papel usado, usar folios reciclados y/o etiquetados como ecológicos.
  • Agua y energía: no malgastar agua en el uso de los baños, tener en cuenta los modos de ahorro de los ordenadores, apagar las luces que no se usen.
  • Generación de residuos: reciclar adecuadamente los residuos que han de ir a un punto limpio, tratar de reducir y reutilizar antes de reciclar.
  • Libro impreso versus e-book: valorar los pros y contras de cada posibilidad, cuidar y reparar los aparatos electrónicos antes de consumir nuevos.

Respecto a la sostenibilidad social, nos referimos a propuestas que fomenten una igualdad de oportunidades:

  • Uso de fondos bibliotecarios y recursos electrónicos: cuidarlos y valorarlos, ser responsables en las descargas y el uso de las claves de acceso de cada usuario.
  • Open Access: conocer y hacer uso de las opciones para acceder libremente a la producción científica revisada a escala mundial.
  • Uso de servicios bibliotecarios: cuando vuelvan a estar abiertas, cuidar las salas de la biblioteca, renovar y devolver los préstamos cuando esté estipulado, hacer un uso responsable de los puestos de lectura y las salas de estudio.

imagen de cabecera de Aung Soe Ming

Reapertura del servicio de préstamo

El próximo lunes 29 de junio la Biblioteca Central, la Biblioteca de Campus Norte y del IUGM de la UNED ofrecerán de nuevo servicio de préstamo con reserva previa de los documentos deseados. La nueva normalidad impone una vuelta gradual a la actividad que implica restricciones temporales en los servicios para evitar el riesgo de contagio y garantizar la seguridad, tanto de usuarios como del personal. 

Por ello, de momento las bibliotecas solo ofrecerán servicio de préstamo de documentos previa reserva anticipada por medios electrónicos y préstamo interbibliotecario. Las salas de la Biblioteca no estarán abiertas para el estudio o la consulta de fondos; los usuarios solo podrán acceder a los mostradores de préstamo, guardando la distancia interpersonal de seguridad, para recoger los libros previamente solicitados una vez se haya recibido por correo electrónico la notificación de que está disponible el pedido. A partir de ese momento se dispondrá de un plazo de 3 días para acudir a su biblioteca a recogerlo, dentro del horario especial establecido: 

Biblioteca Central: lunes a viernes, de 10 a 14:00 h. 

Biblioteca Campus Norte: lunes y jueves, de 10 a 14:00 h.

Biblioteca del IUGM: los lunes, de 10 a 14:00 h.

La solicitud de los documentos se realiza a través del buscador de la biblioteca. Una vez dentro, el usuario deberá identificarse con sus claves de Campus UNED. A continuación, buscar el documento que le interese. Si el libro está en la Biblioteca, se debe pinchar en Solicitud para realizar la reserva y cuando se reciba el mencionado correo informándo sobre la disponiblidad del mismo, venir a recogerlo en el horario de apertura. Si está prestado por otro usuario, se podrá hacer también una Solicitud de reserva; el sistema te pone “en cola” y te avisa cuando esté libre.  

Además, conviene tener en cuenta que: 

  • Se amplía el número de reservas (de 2 a 5). 
  • Los plazos de préstamo serán ya de verano por lo que la duración de los mismos será superior a la habitual.
  • Las devoluciones se realizarán en el buzón situado en las puertas de entrada y guardarán una cuarentena de seguridad antes de que puedan de nuevo prestarse. 
  • No se podrá circular por el resto de la biblioteca ni consultar fondos en libre acceso.
  • Las salas de lectura y trabajo permanecerán cerradas.
  • No se podrá hacer uso de los ordenadores, reprografía, ni otros medios informáticos. 

Para garantizar la seguridad, el usuario cuando acuda a la biblioteca deberá: 

  • Llevar mascarilla.
  • Aplicar en las manos los geles hidroalcohólicos de los dispensadores ubicados en las zonas de acceso. 
  • Respetar la distancia mínima de seguridad en los mostradores de atención al público, ubicándose para ello en las marcas fijadas en el suelo. 
  • Respetar los elementos de división que impiden el acceso a las zonas no habilitadas para la circulación. 
  • Utilizar el aseo, en caso de que sea necesario, de uno en uno, salvo en aquellos supuestos de personas que puedan precisar asistencia, en cuyo caso también se permitirá la utilización por su acompañante. 

Como de manera habitual, seguimos poniendo a vuestra disposición una amplia oferta de recursos y servicios virtuales: blogs, atención especializada referencia, préstamo interbibliotecario, redes sociales, etc.

Si tienes alguna duda, puedes contactar con nosotros en prestamo@adm.uned.es, por mensaje de whatsapp en el 639610634 o a través de las redes sociales. 

Imagen: Giulia Bertelli

#COIE _contigo

Ana María Lisbona, Directora del COIE de la UNED

Llevamos más de dos meses confinados y conviviendo con la incertidumbre y el desmoronamiento de muchas de las certezas, rutinas, estructuras o modelos que considerábamos estables y seguros a nuestro alrededor.

En este contexto de duelos sin acompañamiento, miedo a la enfermedad, miedo a que los nuestros enfermen, miedo a la soledad, miedo o golpeo directo de la crisis económica o de empleo, nuestra vida debe continuar y hemos ido normalizando la situación, porque el ser humano es resiliente y capaz de adaptarse a cualquier situación por difícil que sea.

El trabajo, en muchos casos reconvertido en teletrabajo, y los estudios nos permiten mantenernos activos y nos obligan a concentrar nuestra atención en el tema en el que estamos trabajando o estudiando, lo que finalmente redundará en nuestro bienestar o, al menos, puede reducir nuestro malestar. Como nos decía la semana pasada un estudiante en un  grupo de trabajo sobre mejora de la concentración y la planificación y gestión del tiempo,

“estudiar me permite encerrarme en una burbuja en la que me aíslo de todo y puedo disfrutar de otros mundos a través del aprendizaje”.

Esa burbuja que describía nuestro compañero es a lo que los psicólogos denominamos student engagement, cuando hablamos de los estudios, o work engagemet cuando se refiere al ámbito laboral. Conseguir experimentarlo es uno de los objetivos que nos hemos marcado en el primero de los tres grupos de trabajo o de apoyo entre compañeros que hemos organizado desde el COIE, el Centro de Orientación y Empleo de la UNED. Ya que el engagement, que es un estado motivacional positivo, que se caracteriza por realizar la actividad con mucha energía y activación mental, superando las dificultades que podamos encontrarnos y haciéndolo con un gran entusiasmo y concentración o, incluso, absorción; esa sensación de que se ha pasado volando mi rato de estudio, pero me siento bien y además “me ha cundido”, facilita el rendimiento y disfrutar con lo que estoy aprendiendo.

Es en este contexto de crisis, incertidumbre y soledad donde desde el COIE queremos acompañar a los estudiantes a pesar de la distancia física, pero nunca social. Queremos estar contigo y desde el Plan de Apoyo al Estudiante impulsado por el Vicerrectorado de Estudiantes y Emprendimiento, el observatorio ODS, el Servicio de Psicología Aplicada y los Centros Asociados vamos a intentar acompañaros en este viaje hacia el aprendizaje ofreciendo algunas herramientas para hacerlo más fácil y ayudándoos a disfrutar más del destino: el aprendizaje.

Volviendo a nuestros grupos de trabajo o grupos de apoyo que, finalmente, se organizan en torno a tres áreas: mejora de la concentración y la planificación y gestión del tiempo; gestión y reducción de la ansiedad ante los exámenes y mejora de las técnicas de estudio, han sido diseñados para compartir el aprendizaje entre iguales, otros compañeros, con un profesional del COIE que actúa como moderador y que ofrece herramientas, estrategias o consejos en vídeos o webconferencias. Puedes inscribirte aquí si estás interesado en participar.

Conocemos el poder de las bibliotecas para favorecer la concentración durante el estudio; parece que el ambiente de silencio y reflexión de estos templos del conocimiento inspira en el estudio. Pero los psicólogos conocemos también, que el mero hecho de estudiar acompañado de otros mejora nuestro rendimiento, como se demostró en un experimento en 1897 realizado por Triplett en el que la presencia de otros realizando la misma actividad incrementaba la motivación y como consecuencia el rendimiento, experimento que fue matizado en investigaciones posteriores, como las de Zajonc en los años 60, pero en los que como conclusión muy resumida y simplificada podemos afirmar que la presencia de otros es una fuente de estimulación.

También conocemos el poder del apoyo entre iguales: estudiantes ayudando a estudiantes o del apoyo social en general y la necesidad de identificarnos como miembros de un grupo, en este caso “los estudiantes de la UNED” y son esos los motivos que nos han llevado a coordinar grupos de estudiantes en la distancia, acercando experiencias, compartiendo estrategias que han funcionado bien o hablando de preocupaciones, en la línea de proyectos como el de compañero mentor en las comunidades de acogida o de manera presencial en algunos Centros Asociados para ayudar a estudiantes de primeros cursos a través del conocimiento y la experiencia de otros estudiantes más veteranos.

Pero esos grupos son también una herramienta para nosotros, profesionales del COIE, que nos acercan a nuestros estudiantes, nuestra razón de ser y nos abren una ventana a sus rincones de estudio desde donde generosamente comparten con nosotros y nos hacen sentir compañeros de su enriquecedor viaje hacia el aprendizaje, superando, en muchas ocasiones, grandes dificultades con valentía. Entrando en sus burbujas de conocimiento por unos momentos.

Si te interesa profundizar en estos aspectos y en las actividades que realiza el COIE de la UNED, no te pierdas esta serie de vídeos con importantes recomendaciones para el estudio a distancia.

Imagen: Jess Bailey en Unsplash