Yo soy bibliotecaria

Para conmemorar el Día de la Mujer este año no vamos a buscar muy lejos. Vamos a dedicar el 8 de marzo a las Bibliotecarias.  Sí, a las mujeres bibliotecarias. Porque indudablemente esta es una profesión feminizada, un trabajo “de mujeres”.  Durante mucho tiempo ha sido uno de los pocos trabajos remunerados a los que podía acceder una mujer.  El imaginario popular ha creado el estereotipo de la bibliotecaria solterona, amargada, con moño y gafas, guardiana del orden y del silencio. Desde la bibliotecaria de “Qué bello es vivir”, maravillosa película que vemos todas las Navidades, hasta la “action figure” de Nancy Pearl… ¡Qué grande que un juguete esté dedicado a una bibliotecaria! ¡Qué lástima cuando vemos lo tópica que es la figura y el movimiento! … ¡llevarse el dedo a la boca para mandar callar!

“Action figure” dedicada a la bibliotecaria Nancy Pearl, que mandaba callar llevando el dedo a la boca.

Queremos mostraros como las bibliotecarias somos mucho más que eso: estamos en la gestión y en la dirección; realizamos el proceso técnico; nos dedicamos a la formación de usuarios y también a la formación profesional: somos pioneras en innovación; formamos parte de la sociedad e intentamos mejorarla. Os presentamos una serie de bibliotecarias relevantes en estos campos con comentarios de algunas compañeras que trabajan esos aspectos.

Para conmemorar el Día de la Mujer este año dedicamos el 8 de marzo a las mujeres bibliotecarias.

Porque aunque la nueva versión de Nancy Pearl es muy distinta, creemos que aún hay muchos estereotipos que romper.

“Action figure” de Nancy Pearl renovada como una heroína que lucha contra la censura, la ignorancia y el anti-intelectualismo.

Créditos imagen cabecera: Andrés Lozano