Renovamos el sello 400+

La Biblioteca de la sede central de la UNED ha renovado su Sello de calidad 400+ de Excelencia Europea. Como ya os adelantamos, nos evaluamos según  el Modelo EFQM, acrónimo de European Foundation for Quality Management, adoptado por numerosas empresas y Administraciones Públicas en nuestro país como sistema para mejorar la gestión y prestación de servicios. En una primera fase se envió al tribunal evaluador la memoria y sus anexos,  donde se presentan evidencias y resultados de la gestión, uso y valoración de los servicios y colecciones gestionados por la Biblioteca. Posteriormente, los días 25, 26 y 27 de octubre tuvo lugar la visita del equipo evaluador para entrevistarse con los profesionales de la Biblioteca, así como algunos de nuestros principales partners y una representación de nuestros usuarios.
La renovación de nuevo del Sello 400+ supone un reconocimiento que se otorga una vez evaluada la calidad de la gestión y comparada con el nivel de excelencia de otras organizaciones similares a nuestra Biblioteca. Nuestro camino en la certificación y mejora de la calidad del servicio ya es largo dado que comenzamos en 2006 y desde entonces, en cada proceso de evaluación al que nos hemos sometido, hemos alcanzado una mayor puntuación, gracias a la innovación en los productos y servicios que os ofrecemos.
Como se trata de un compromiso de mejora permanente, este reconocimiento obtenido tiene una validez de dos años. Durante este tiempo seguiremos trabajando para mejorar los servicios ofertados y vuestra satisfacción con los mismos, motivo por el que os rogamos que nos sigáis haciéndonos llegar vuestras sugerencias, reclamaciones e incluso felicitaciones (si creéis que lo merecemos) ya que vuestra opinión es esencial para que podamos conocer vuestras necesidades y tratar de satisfacerlas.

 

 

Anuncios

Nueva colección bibliográfica sobre Cerámica Antigua en Hispania

Tenemos una nueva colección en la Biblioteca Central, gracias a la donación de la Asociación SECAH (Sociedad de estudios de la Cerámica Antigua en Hispania), que pretende acercar y divulgar el conocimiento de la cerámica de la Antigua Hispania.

Se trata de un fondo asciende de unos 126 volúmenes y 12 separatas, con información muy especializada acerca de la Cerámica Antigua en Hispania, arqueología, técnicas cerámicas, producciones locales o importaciones, nuevas tecnologías aplicadas a la excavación, datación, análisis y estudio de los centros de producción cerámica y sus productos.

El desarrollo de los estudios sobre cerámica antigua en la Península Ibérica ha ampliado los datos disponibles sobre la producción y el comercio de recipientes cerámicos en la antigua Hispania. Hoy en día, el análisis cerámico es imprescindible, por ejemplo, para establecer dataciones así como para señalar los centros alfareros de procedencia.

La asociación EX OFFICINA HISPANA (S.E.C.A.H.) tiene como fin el fomento y potenciación del estudio de la cerámica de la Antigüedad en el ámbito de la antigua Hispania, sin olvidar sus vínculos con las cerámicas de otras zonas del mundo antiguo.

Además promueve la localización, excavación, estudio, divulgación, restauración y conservación de los centros de producción cerámica de la Antigüedad en Hispania, impulsa el estudio de las técnicas y promueve el uso de nuevas tecnologías aplicadas a la cerámica, y la difusión del conocimiento ceramológico.

El préstamo de este fondo estará restringido a los socios de la Asociación SECAH, los usuarios que estén en posesión del carné de Amigos, el Préstamo Interbibliotecario y el Pasaporte Madroño.

Créditos imagen: Cerámica romana (Terra sigillata), de la provincia de Valladolid, España, por José-Manuel Benito

Conflictos bélicos y ayuda humanitaria (Europa, 1853-1951)

La exposición con la que este año la Biblioteca de la UNED se une a la Semana de la Ciencia quiere mostrar una visión del origen y la creciente importancia de la ayuda humanitaria a partir del siglo XIX y como consecuencia de los diferentes conflictos bélicos que tuvieron lugar desde entonces.

En un primer momento, la ayuda humanitaria se concretó como una ayuda de socorro o de emergencia proporcionada a víctimas de con­flictos bélicos, catástrofes naturales, persecuciones políticas…

Más adelante, se trató no sólo de garantizar la supervivencia y subsistencia inmediatas, sino que también había que contribuir a la rehabilitación de esas personas en situación de desamparo y garantizar su inserción y desarrollo posteriores en el seno de la sociedad.

Una primera etapa se inicia con la Guerra de Crimea hasta el final de la Primera Guerra Mundial (1853-1919) cuando se puso de relieve la necesidad de asistir a los soldados heridos, víctimas de conflictos bélicos.

Una segunda fase se extiende hasta la promulgación de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados en 1951. Se puede hablar de una nueva fase en los años sesenta enmarcada en el contexto de la descolonización. Además, durante la I Guerra Mundial,  junto a las operaciones de repatriación de los prisioneros, surgió la imperiosa necesidad de ayudar a las víctimas civiles, de luchar contra el hambre y las epidemias, y de intervenir en otros confl­ictos bélicos.

En esta muestra, podremos ver su evolución, la creación de distintos organismos o encuentros para su gestión ―por ejemplo, el Comité Internacional de la Cruz Roja o la Conferencia de Evián―, con textos, bibliografía y objetos que lo ilustran. Del 8 al 29 de noviembre en la Biblioteca Central de la UNED.