Encuentro de profesionales europeos de la información en la Biblioteca

Empezamos el curso académico celebrando una semana de trabajo con compañeros de profesión. A través de la línea del programa Erasmus+, dirigida a promover  el encuentro entre profesionales de universidades y centros de  investigación europeos, hemos organizado una semana de buenas prácticas. Desde el lunes 17 al viernes 21 de septiembre, recibiremos a un grupo de 20 bibliotecarios universitarios de un gran número de países europeos tales como Lituania, Letonia, Portugal, Alemania, Italia, Suecia, Noruega, Grecia, Reino Unido, Hungría, Croacia, Austria y Holanda.  Esta I Erasmus Staff Training Week organizada por la UNED, incluye  presentaciones en las que el personal de la Biblioteca UNED compartirá nuestra metodología de trabajo, explicando nuestros productos y servicios; sesiones de brainstorming en las que reflexionaremos conjuntamente sobre el futuro de nuestro profesión en el cambiante entorno de educación superior europeo; así como visitas a algunas de las instituciones culturales más destacadas de nuestro país.

Esperamos que este encuentro nos cargue de ideas para poner en marcha nuevos servicios a la altura de vuestras necesidades.

Código ético de la Biblioteca UNED

Los códigos deontológicos o de ética profesional permiten a los profesionales, a través de declaraciones de principios y valores, incorporar fundamentos éticos de carácter universal a su actividad profesional. Recogen normas o pautas de conducta que deben ser respetadas por todos los miembros de una institución, sector profesional, etc.
La Biblioteca UNED, consciente de la importancia de contar con un código ético que nos guíe, ha trabajado de manera consensuado con todos los miembros de la organización. Ahora os presentamos el resultado que esperamos os parezca satisfactorio, y también que nos enviéis vuestras apreciaciones.
Para su redacción se han tomado como referentes, por un lado, el Código de conducta de la UNED, aprobado en 2010, en el que se establecen los valores que deben guiar a los miembros de la comunidad universitaria y por otro lado, varios códigos deontológicos de organizaciones profesionales del mundo bibliotecario y de la documentación como IFLA y SEDIC, entre otros.
Nuestro código ético cuenta con tres apartados:
1. Sobre acceso a la información: en el que se detalla los principios esenciales de la institución concebida como un espacio abierto, tolerante, fiable y plural en el que se favorece el acceso gratuito a la información como medio para lograr el desarrollo personal, económico y cultural. También se vela por los derechos de autores y editores y por la privacidad y protección de datos personales.
2.  Sobre las competencias profesionales: en los que se recogen valores sobre la práctica del profesional de la información como apoyo al usuario en sus necesidades informativas y en materia de formación. Asimismo, su participación positiva en la sociedad mediante actividades culturales, fomentando la cooperación y las buenas prácticas profesionales. Sin olvidar, el compromiso de formarse durante toda la vida laboral para seguir prestando un servicio de calidad.
3. Responsabilidad en la actividad profesional: en la que se incluyen evaluaciones externas e internas que demuestran el buen hacer; respeto por el medioambiente y la protección de fondos, colecciones y equipos.
En definitiva, estos principios se complementan con los valores que desde hace años sirven de guía a la Biblioteca en el ejercicio de las buenas prácticas profesionales como Servicio público, orientado a la satisfacción de las necesidades de información; Calidad y mejora continua; Profesionalidad; Innovación y Acceso abierto; Cooperación; Participación y Responsabilidad Social.
Por último, esperamos que este código ético, susceptible de ser revisado y modificado y cuya versión completa puede consultarse en esta dirección, se convierta en un instrumento útil para los profesionales de la Biblioteca.

María Moliner, amante de las palabras

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la Biblioteca de la UNED se sumerge en la figura de María Moliner y reivindica su papel  como  mujer,  bibliotecaria y lexicógrafa de vocación.
Es conocida sobre todo, por la elaboración de uno de los  diccionarios de la lengua española más utilizados Diccionario de Uso del Español, comúnmente llamado “El María Moliner”, “donde se encierran todas y cada una de las palabras que forman los demás”.  Defensora de un modelo de educación  muy diferente al que se impartía en la España que le tocó vivir, creó  junto con un grupo de padres-amigos, la Escuela Cossío, inspirada en la Institución Libre de Enseñanza.  Participó además  en las Misiones Pedagógicas de la República y como bibliotecaria, se preocupó  de la situación y organización de las bibliotecas, llegando a escribir documentos tan prácticos como  Instrucciones para el servicio de pequeñas bibliotecas o Proyecto de Bases de un Plan de Organización General de Bibliotecas del Estado.
Fueron tiempos difíciles los que le tocó vivir, pero supo afrontarlos con valentía.  Madre de cuatro hijos en tiempos de guerra, sufrió represalias por sus ideas políticas y fue degradada 18 puestos en el escalafón del  Cuerpo Facultativo de Archiveros y Bibliotecarios, oposición que aprobó  en 1922. Con sus amigos exiliados y separada de su marido, quien había sido trasladado a Murcia tras la depuración política, hacia 1950, decide dedicarse a la gran empresa de elaborar un diccionario  ”fruto de la desilusión” como dicen algunas de sus biógrafas.  Necesitó “tan solo”  su máquina de escribir Olivetti, miles de fichas, mucho tiempo  y  la ayuda de su familia a quien de vez en cuando preguntaba si les sonaba bien o mal determinada palabra.


A pesar de la magnífica labor llevada a cabo y del reconocimiento de algunos lingüistas, en 1972 se quedó a las puertas de entrar en la Real Academia Española. La vacante del sillón B sería ocupada por Emilio Alarcos. Tendrían que pasar unos cuantos años más para que una mujer ocupara por primera vez un sillón de esa institución, sería Carmen Conde en 1978.

Desde el día 5 hasta el 15 de marzo en la Biblioteca Central  podrás visitar esta exposición bibliográfica sobre María Moliner, cuyo trabajo, creemos, no tuvo el reconocimiento que mereció en su momento. Además de las tres ediciones de su Diccionario de uso del español encontrarás  otros documentos interesantes sobre su vida y la época que le tocó vivir. 
Horario de visitas : lunes a viernes de 9:00 a 20:30 y el sábado de 9:00 a 14:30