Súmate al reto del agua

Fuente del Berro (Madrid). Autor Hugo Contreras
Fuente del Berro (Madrid)
Existe consenso entre los científicos a cerca de que el problema del agua constituye uno de los retos más importantes que habrá de afrontar la humanidad en los próximos años. Sobre todo si tenemos en cuenta el contexto de cambio climático y calentamiento global en el que vivimos actualmente, especialmente en nuestro país.

Su escasez, su calidad o más bien la falta de ella constituyen graves cuestiones que limitan el desarrollo de las sociedades humanas. Porque el agua es el soporte básico de la vida y su presencia es vital tanto en los ecosistemas naturales como en nuestros cultivos, industrias y ciudades. Sin agua es imposible la vida, por eso merece la pena que nos empeñemos en utilizarla racionalmente, no contaminarla y cuidar de los sistemas naturales que nos permiten seguir disfrutando de este auténtico tesoro. 

Pero para ello los gobiernos deben arbitrar las medidas oportunas para estimular el ahorro en la industria, las áreas urbanas y sobre todo en las actividades agrícolas, que no debemos olvidar que son las mayores consumidoras de agua. Deben también prevenir la contaminación, depurando las aguas residuales y cuidando de la integridad de los caudales (nuestro país ha sido condenado recientemente por la UE por incumplir la directiva del agua y advertido por no depurar correctamente sus aguas residuales).

Arroyo Meaques, Casa de Campo de Madrid. Autor Hugo Contreras
Arroyo Meaques, Casa de Campo de Madrid

Y además deben cuidar de las cuencas fluviales, de la integridad de su espacio y de su vegetación y fauna, desde el nacimiento de los ríos hasta su desembocadura, incluyendo las áreas húmedas, tan ricas en biodiversidad.

En este contexto, es mucho lo que los ciudadanos podemos y debemos hacer para cuidar del agua:
  • Cerrar un poco la llave de paso, no lo notaremos y ahorraremos mucha agua.
  • Ducharnos, en vez de bañarnos.
  • Llenar bien lavadora y lavavajillas, aprovechando si son precisos sus ciclos cortos.
  • Reparar lo antes posible cualquier avería que suponga una fuga de agua (un grifo que gotea puede perder más de 30 litros en 24 horas).
  • Utilizar cisternas de doble descarga.
  • Cerrar el grifo mientras nos cepillamos los dientes, enjabonamos o afeitamos.
  • Utilizar especies autóctonas y otras menos exigentes en nuestros jardines y macetas, ya que requieren menos agua.
  • Regar al caer la tarde o al amanecer para minimizar las pérdidas por evaporación.
  • En verano, tener una jarra o botella en la nevera para evitar dejar correr el agua hasta conseguir que salga fresca.
  • Utilizar el agua sobrante de las comidas o de lavar las verduras para regar nuestras macetas.
  • No verter el aceite de cocina usado por el desagüe y en su lugar llevarlo al punto limpio.
  • No usar el inodoro como cenicero o cubo de la basura.
  • Cambiar el aceite de nuestro coche en un establecimiento autorizado que se deshaga del residuo de forma correcta para el medio ambiente.
  • Depositar las pilas usadas, especialmente las botón, en los contenedores habilitados al efecto.
Estos consejos, basados en un uso racional y sensato del agua, pueden marcar la diferencia.
Más información:
::Grupo de Biblioteca Sostenible::

Para no dudar al separar

El problema de la contaminación y de qué hacer con los residuos que generamos se cuenta entre los más importantes a los que tiene que hacer frente nuestra sociedad. El agotamiento de los recursos, y la degradación de los ecosistemas naturales unidos al calentamiento global amenazan con acabar con la rica biodiversidad que puebla nuestro planeta, haciéndolo inhabitable para las generaciones futuras. Podría parecer que este es un problema ajeno a la realidad cotidiana del ciudadano medio, aquejado por otros problemas más acuciantes, y que es poco o nada lo que se puede hacer al respecto de manera individual. Nada más alejado de la realidad, pues está en nuestras manos empezar a cambiar esta situación y contribuir entre todos a promover un gran cambio social que modifique actitudes y actuaciones a todos los niveles. De nuestro comportamiento diario dependen muchas cosas.
Una actuación sostenible debe guiarse por las tres Rs: reducir, reutilizar y reciclar.  Como ciudadanos concienciados podemos exigir a gobiernos, instituciones y empresas que actúen de acuerdo con estos sencillos principios pero es imprescindible que primero empecemos por aplicarlos en nuestro ámbito personal.
A nivel individual es mucho lo que podemos hacer reduciendo el consumo innecesario, reutilizando lo que sea posible, regalando a amigos o conocidos o donando a organizaciones sociales lo que esté en buenas condiciones pero ya no nos va a servir y separando nuestros residuos ya desde el hogar. Para evitar que esta última faceta, la de la separación de los residuos, suponga un problema para el ciudadano, fundamentalmente por desconocimiento y falta de concienciación, las instituciones públicas se vienen esforzando en realizar una labor divulgativa de gran importancia.
En esta línea cabe enmarcar la campaña del Ayuntamiento de Madrid, Para no dudar al separar. Dentro de ella se realizan charlas informativas, exposiciones, etc. y se  incluyen materiales divulgativos dirigidos a los ciudadanos. Esta campaña también se ha desarrollado en el ámbito de las universidades, incluida la UNED, con la participación del Ayuntamiento de Madrid, Univerde-Consorcio Ciudad Universitaria y Ecoembes
Entre los materiales útiles para el ciudadano podemos destacar: 
:: Grupo de Biblioteca Sostenible ::

Conducción eficiente

Mors 1901 RACMilborneOne
En periodo estival se producen más de 80 millones de desplazamientos por carretera. La mayoría de ellos se realizan en vehículos particulares, así que viene bien conocer una serie de recomendaciones que harán estos viajes más sostenibles:


  • Antes de partir es obligado revisar las recomendaciones de mantenimiento del coche, incluidas en su manual, así como comprobar que el nivel de aceite es el correcto. De esta forma se obtiene un óptimo rendimiento del vehículo y una reducción de emisiones de CO2.
  • La presión de los neumáticos debe ser la recomendada, ya que los neumáticos con una presión inferior a la adecuada pueden aumentar el consumo de carburante hasta en un 4%.
  • Hay que retirar cualquier objeto innecesario alojado en el maletero o asientos. Estos objetos aumentan el peso y cuanto más cargado esté el coche, más tendrá que trabajar el motor y más carburante gastará. De la misma manera, si su coche consta de portaequipajes y no lo va a utilizar, es conveniente retirarlo, porque ofrece una resistencia que aumenta el consumo.
  • El aire acondicionado sólo debe utilizarse cuando sea estrictamente necesario. En trayectos muy cortos a bajas velocidades, suele ser suficiente con bajar las ventanillas, con lo que el consumo de carburante y las emisiones de CO2 se reducen en un 10%. Por el contrario, cuando se circula a una velocidad elevada, sí es aconsejable subir las ventanillas y encender el aire acondicionado, puesto que las ventanillas ofrecen una resistencia aerodinámica que aumenta el consumo del vehículo.
  • La marcha debe iniciarse nada más arrancar el motor. Los motores modernos están diseñados para ser más eficientes cuando el conductor comienza el trayecto nada más arrancar el vehículo. Si efectúa una parada de más de un minuto, es adecuado apagar el motor, ya que se produce un gasto de combustible innecesario, así como su consiguiente emisión de C02.
  • Cuando la densidad del trafico y la carretera lo permita, la conducción debe realizarse en marchas largas (4ª, 5ª ó 6ª), ya que son las que menos carburante consumen. La conducción debe ser a una velocidad razonable, con suavidad, sin frenazos ni acelerones bruscos, que aumentan mucho el consumo y producen más C02.
  • Trate de anticiparse al tráfico, mantenga siempre una distancia razonable con respecto a otros vehículos para disponer de un amplio campo visual sobre la circulación y así evitar frenazos y aceleraciones innecesarias.
  • Siempre que sea posible, comparta su vehículo con otras personas, así evitaremos que haya más coches en circulación, reduciendo la contaminación y los atascos.

:: Grupo de Biblioteca Sostenible ::