Desinformación y bulos: la otra epidemia del COVID-19

Con la llegada del coronavirus, los bulos no se han hecho esperar. Algunos incluso rodeados de un aura de información científica. Desde que el virus fue creado en un laboratorio canadiense (o chino, o ruso, o estadounidense, según el caso), que se transmite a través de picaduras de mosquitos o que la orina infantil, la nieve, el frío o beber líquidos calientes lo mata, hasta las alarmas sobre la mutación del virus en cuanto a su letalidad, son todas informaciones carentes de evidencia científica y no contrastadas.

Para aprender a verificar información correctamente, la Biblioteca UNED ha organizado el taller gratuito a distancia Verificación online: herramientas y técnicas contra la desinformación, que será impartido por Google News Lab, en streaming. Dirigido a todo el mundo interesado en mejorar sus habilidades de detección de noticias falsas y verificación de contenido en línea, mostrará diversas herramientas avanzadas para hacer fact-checking, presentará técnicas de verificación de imágenes y vídeos, así como recursos para analizar el origen de una página web, su historia, etc.

Si quieres seguir esta formación a distancia en línea conéctate el lunes 6 de abril, de 11:00 a 12:00 horas, a través de hangouts en este link, con el micrófono silenciado. El taller será impartido por Pablo Sanguinetti, escritor, periodista y Teaching Fellow del Google News Lab para España y Portugal.

Para luchar contra estos bulos y desinformaciones hemos de cultivar un hábito de sano escepticismo, siguiendo unas normas básicas de verificación de información, especialmente ante la que nos llega de las redes sociales:

  • Comprobaremos la fiabilidad de la fuente y del autor.
  • No nos quedaremos en el titular, leeremos más allá y averiguaremos sobre el contexto. Los titulares alarmistas buscan nuestro clic, es necesario leer todo el contenido en informaciones muy llamativas.
  • Obviaremos cadenas de WhatsApp que no indican quien es el autor, la fuente o fecha del contenido. En el mismo sentido, no tendremos en cuenta audios o vídeos de los que no conocemos su origen.
  • Si una información nos resulta sospechosa, la buscaremos y contrastaremos con otras fuentes de información que sepamos son rigurosas. Googléala y compara los resultados obtenidos.
  • Nunca reenviaremos información sin comprobarla previamente.
  • Consideraremos el sesgo ideológico de los contenidos excesivamente politizados. En situaciones de extrema incertidumbre como la que vivimos, la desinformación interesa para sacar rédito político o beneficiarse económicamente.
  • Nos cuidaremos de las pseudoterapias. La ciencia puede probarse con hechos y su publicación se somete a un sistema de control, mientras que la pseudociencia se basa en hipótesis y teorías no probadas.
  • Comprobaremos la veracidad de las imágenes y vídeos sospechosos que nos llegan usando la búsqueda inversa de imágenes de Google.

Recurriremos, por tanto, a recursos de información fiables y oficiales para verificar las informaciones sobre COVID-19:

  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) Aporta información actualizada sobre lo que está sucediendo con el coronavirus a escala mundial. Ofrece recomendaciones de viajes, informes de situación y mejores prácticas de prevención.
  • Centers for Disease Control and Prevention. Ofrecen actualizaciones de estado sobre casos de coronavirus en los EE. UU. y en el extranjero, así como información sobre pruebas, prevención y tratamiento, recomendaciones y recursos para grupos específicos (escuelas, hospitales y aerolíneas, por ejemplo). En Europa, el Centro Europeo para la prevención y el control de enfermedades (ECDC) ha dedicado un sitio al tratamiento del Coronavirus.
  • El Ministerio de Sanidad y Consumo. Ha credo un portal específico con información actualizada sobre el brote, dirigida a los profesionales sanitarios y a la ciudadanía con recomendaciones sanitarias y de salud pública de interés general.
  • Cruz Roja Española. Información y recomendaciones específicas de prevención y contención de la epidemia por COVID19.
  • Webs de salud contrastadas y profesionales sanitarios con experiencia y conocimientos.

Además, sitios webs de verificación de datos como Maldita Ciencia o Saludsinbulos están recopilando bulos originados tras esta pandemia. Permiten comprobar información, enviar dudas, destapar noticias falsas y mantenernos correctamente informados. Las denuncias de bulos debemos hacerlas llegar, también, a la Policía Nacional y Guardia Civil, que cuentan con equipos específicos dedicados a investigar delitos telemáticos.

Es normal sentir preocupación ante la propagación del coronavirus pero no debemos dejarnos llevar por el pánico y seguiremos las recomendaciones que nos llegan del Ministerio: lavado concienzudo de manos y disciplina social en cuanto a aislamiento.

Créditos imagen: Photo by Tonik on Unsplash

Biblioteca digital UNED: seguimos contigo

Aunque las bibliotecas de la UNED han cerrado sus puertas en toda España, los bibliotecarios estamos teletrabajando y queremos seguir prestándote el mejor servicio posible en línea que las circunstancias nos permitan para ayudarte en tu estudio e investigación.

La Biblioteca de la UNED pone a disposición de toda la comunidad universitaria un importante número de recursos electrónicos suscritos como libros, revistas, bases de datos, etc., a los que se puede acceder siempre mediante la autenticación en el campus virtual. A continuación os los detallamos.

Buscador de la Biblioteca. Es nuestra principal herramienta de búsqueda, que recupera información sobre el fondo del catálogo físico y proporciona acceso a un buen número de los recursos electrónicos, así como al contenido del repositorio digital de investigación.

Bibliografía recomendada en formato electrónico
Una parte de la bibliografía recomendada en las asignaturas de la UNED se encuentra disponible en formato electrónico para su consulta. Para localizarla, dispones de un Buscador de bibliografía recomendada (aunque está también integrada en el buscador general).

Si lo prefieres, puedes acceder directamente a cada plataforma concreta:

  • EbookCentral, con las publicaciones de la UNED, accesibles para su lectura y/o descarga, para varios usuarios simultáneos.
  • E-buned: Ofrece publicaciones de la UNED y de otras universidades españolas y permite el préstamo semanal de los títulos. En caso de estar prestado, se puede hacer una reserva virtual del documento.
  • Ingebook, que da acceso a otros cincuenta títulos de bibliografía básica, que pueden ser leídos en tiempo real, por un número ilimitado de usuarios.
  • Otras colecciones de libros electrónicos: Springer (New Safari), O’Reilly, ACM Digital Library, IEEEXplore, etc.

Bases de datos, ordenadas tanto alfabéticamente como por materias. Cada base de datos tiene una ficha descriptiva con sus principales características y modalidades de acceso.

Gestores Bibliográficos: información sobre los gestores bibliográficos suscritos por la Biblioteca (RefWorks y Endnote) y sobre la versión gratuita de Mendeley.

Guías de investigación por materias. Están en proceso de actualización, pero aún ofrecen información útil sobre los recursos disponibles para cada campo del conocimiento.

Guía de herramientas de análisis de la investigación. Destinada a servir de apoyo a la Comunidad Universitaria en los procesos de evaluación (Sexenios, Acreditaciones, Lecturas de tesis, etc.).

InvestigaUNED: Blog de apoyo a la investigación científica, recursos bibliográficos, métricas, acceso abierto, buenas prácticas, etc.
Muchos de los contenidos de la relación anterior tienen pequeñas guías audiovisuales en el canal de Youtube de la Biblioteca.

Préstamo interbibliotecario
Si necesitas un artículo de revista en formato electrónico que no se encuentre en nuestra colección, podemos pedírselo a otra biblioteca y enviártelo por correo electrónico. (Los documentos en papel no se pueden enviar debido al cierre de la UNED y el resto de universidades en toda España). Para solicitarlo, escríbenos a prestint@adm.uned.es . La aplicación Gtbib de uso habitual se encuentra fuera de servicio. Haremos el mayor esfuerzo para hacértelo llegar, pero debes tener en cuenta que no todas las bibliotecas se encuentran en disposición de proporcionar artículos. Asimismo, suministraremos a otras bibliotecas los artículos de revista electrónicos que nos soliciten.

Además, también están disponibles en acceso abierto el repositorio institucional e-SpacioUNED, donde encontrarás la producción científica de la universidad, y el portal de revistas científicas editadas por la UNED.

Por último, te pedimos que hagas un uso prudente de las descargas de información, atendiendo a lo que verdaderamente se es capaz de leer. Si hacemos un uso responsable, los recursos estarán disponibles permanentemente y todos disfrutaremos de ellos cuando lo necesitemos. Sin embargo, una descarga masiva de documentos puede ser entendida por los proveedores como un uso ilícito, lo que conllevaría un corte en el acceso que afectaría a toda la comunidad universitaria. Por ello, pedimos responsabilidad y solidaridad en un momento en que solventar cualquier problema resulta mucho más difícil.

Para cualquier cuestión relativa a los recursos de información, ponte en contacto con nosotros a través del correo prestamo@adm.uned.es

Te mandamos toda nuestra fuerza y la convicción de que, juntos, saldremos de esta crisis cuanto antes.

Imagen: Adi Goldstein en Unsplash

Filosofía zero waste

Que los recursos del planeta son limitados y que lo estamos destruyendo poco a poco no es algo nuevo. Estamos tan acostumbrados a escuchar frases como esta, que ya no nos hacen efecto. Vivimos inmersos en la cultura del usar y tirar, empleando, a menudo de manera inconsciente, objetos de un solo uso sin pararnos a pensar en lo sencillo que es cambiar algunas costumbres para hacer más sostenible el mundo que habitamos.

El reciclaje, aunque fundamental, tampoco es la panacea, ya que hay muchos materiales que no pueden descomponerse, como el plástico, que se convierte en otra cosa alargando su vida, pero no puede degradarse para integrarse en la cadena natural.

Por ello, una manera muy eficaz de luchar contra esto es reducir el consumo. El movimiento zero waste aboga precisamente por reducir al máximo los residuos y la basura que generamos cotidianamente (unos 476 kg. de media por persona al año en España, según datos del INE). La finalidad de este movimiento se observa muy bien a través de las cinco erres:

  • RECHAZAR lo que no necesitamos
  • REDUCIR lo que necesitamos
  • REUTILIZAR, cambiando los desechables por alternativas reutilizables y comprar de segunda mano.
  • RECICLAR aquello que no podemos rechazar, reducir o reutilizar.
  • ROT, que traducido quiere decir compostar, descomponer.

Para conseguir reducir la generación de residuos os ofrecemos algunos consejos que podemos poner en marcha en nuestro día a día con poco esfuerzo:

  • Sustituye las bolsas de plástico por bolsas de tela para hacer la compra y transportar objetos. Evita que te den una bolsa de plástico en cada establecimiento al que vas. Lleva contigo siempre una bolsa ligera que puedes guardar en la mochila o en el bolso.
  • Cuando salgas a la calle, lleva contigo una botella de aluminio u otro material duradero no contaminante y evita así comprar botellas de agua de plástico o bebidas envasadas.
  • ¿Necesitas una pajita de plástico en las bebidas? No las uses a no ser que estés enfermo y no puedas tragar alimentos sólidos.
  • Compra productos a granel en la medida de lo posible: frutas y verduras, legumbres, arroz, pasta, productos de limpieza.
  • Evita comprar productos empaquetados en el supermercado que tengan un equivalente a granel, por ejemplo frutas y verduras (todos hemos visto esas dichosas bandejas recubiertas de plástico para envolver una cebolla).
  • Reduce el uso de envases en productos de higiene: champú, gel y jabón de manos tienen sus alternativas en jabones en barra. Son algo más caros pero duran más, así que a la larga salen igual de precio. Igual sucede con el cepillo de dientes, las cuchillas de afeitar o los productos de higiene femenina.
  • Cambia tu cafetera de cápsulas (sí, es muy cómoda y rápida) por una italiana de toda la vida; además de reducir la contaminación dejando de usar cápsulas de aluminio que no pueden reciclarse, ahorrarás dinero.
  • No uses servilletas de papel en casa; en su lugar, usa de tela.

Rechaza aquellos objetos que no necesites como bolígrafos o libretas de publicidad, muestras de cosméticos y merchandising que realmente no vayas a utilizar.

Seguro que hay muchas más cosas que podemos hacer para reducir los residuos; si ya estás poniendo algunas en práctica, ¡queremos conocerlas! Esto solo es el principio.