El plagio académico y las formas de evitarlo

Alexis Moreno-Pulido

En los últimos años se han llevado a cabo un buen número de investigaciones que pretenden conocer las causas del plagio, resultando el desconocimiento de qué prácticas son consideradas como plagio, una de las más frecuentes. Así, parece razonable que aprovechemos esta tribuna para dar a conocer qué es el plagio y las formas de evitarlo.

Cuando plagiamos nos estamos atribuyendo como propio un trabajo que es obra de un tercero. Plagiar dinamita la credibilidad del autor del trabajo y puede tener consecuencias académicas (normativa disciplinaria universitaria) y legales: civiles (artículo 138 de la Ley de Propiedad Intelectual y siguientes) y penales (artículo 270 del Código Penal).
Para evitar incurrir en plagio y enfrentarnos a las consecuencias derivadas del mismo debemos, en primer lugar, conocer qué prácticas reciben la consideración de plagio y, en segundo lugar, las formas de evitarlo.
Dentro de las actividades consideradas como plagio podemos distinguir:

• Copiar y pegar.
• Reproducir texto, datos, figuras, tablas, etc., sin citar.
• Traducir textos de otros idiomas y presentarlos como originales.
• Presentar como original algo que ya hemos publicado (autoplagio).
• Resumir trabajos de terceros sin citar (refritos).
• Atribuirse como propio un trabajo realizado en equipo o excluir a algún coautor.
• Comprar o conseguir un trabajo y presentarlo como propio.
• Citar de forma incorrecta las fuentes utilizadas.
• Etcétera.

Como podemos ver, en el plagio no todo es blanco o negro, está claro que el que copia y pega está incurriendo en un plagio intencional, pero puede ocurrir que cometamos un plagio no intencional si tratando de citar las fuentes lo hacemos de forma errónea.

Por reconocimiento de las fuentes entendemos las citas y referencias que incluimos en nuestro trabajo a las ideas, tablas, imágenes, etc., que hemos obtenido de otros autores y que nos han servido para elaborar nuestra obra.  Este reconocimiento lo haremos siempre que utilicemos cualquier pieza de información independientemente del formato y procedencia.

El reconocimiento de las fuentes se realiza de acuerdo con los manuales de estilo utilizados en cada disciplina.

Reconocemos la fuente cuando incluimos en el texto las citas a los trabajos y al final del documento incorporamos las referencias bibliográficas, que permiten identificar y localizar las fuentes.
Si incluimos documentos gráficos (reproducciones de obras de arte, mapas, etc.) debemos asegurarnos de que no están sujetas a licencia de uso. Así, nos interesan obras en dominio público o con licencias Creative Commons. El que podamos usar un documento no exime de tener que citar la fuente, al igual que ocurre con las tablas, vídeos, figuras, etc., que utilicemos en nuestro trabajo.
Como recomendación final, os animo a que consultéis con vuestro tutor del trabajo fin de grado, máster o director de tesis el manual de estilo de vuestra especialidad y que lo reviséis detenidamente antes de entregar el trabajo.
En Internet encontraréis guías abreviadas con ejemplos de cómo citar y referenciar correctamente. Además, los bibliotecarios también estamos a vuestra disposición para ayudaros en la localización del manual de estilo de vuestra especialidad, en la utilización de gestores bibliográficos para la inserción de citas y referencias y para resolveros dudas respecto a las prácticas que puedan ser objeto de plagio.


Puedes ampliar esta información en esta videoclase elaborada por la Biblioteca de la UNED.

Imagen de cabecera: Keagan Henman

La Biblioteca en verano

Las Bibliotecas de la Sede Central (Central, Campus Norte y Gutiérrez Mellado) ya tienen su programación de servicios veraniegos preparada. Desde el pasado día 17 de junio y hasta el 15 de septiembre, el horario de apertura es de lunes a viernes de 9:00 h. a 19:30 h., el préstamo es hasta las 19:15 h., permaneciendo cerrada los sábados la Biblioteca Central.

Si nos visitáis en este periodo estival, podréis disfrutar de la exposición “La Raya borrada: un viaje por la frontera más antigua de Europa”.   Además, como todos los años, ponemos a vuestra disposición el préstamo especial de verano. Este servicio comienza el 1 de julio y amplía el periodo de préstamo a dos meses, de tal manera que si os lleváis un libro a partir de ese día no tendréis que devolverlo hasta el mes de septiembre. Este año, como novedad, el periodo extendido de préstamo también se aplica a los audiovisuales, para que podáis disfrutar de las películas, series y música por más tiempo.

Las Bibliotecas de los Centros Asociados tienen su propia política de préstamos para el verano, por lo que os recomendamos consultar en la página web de cada una de ellas los plazos de préstamo y sus horarios.
Por otra parte, durante el periodo del 2 al 18 de agosto, las Bibliotecas de la Sede Central permanecerán cerradas para ajustarse al Plan de Austeridad, Sostenibilidad y Eficiencia (PASE) de la UNED, que establece el cese de la actividad en la Universidad durante periodo no lectivo.

También tenemos previsto realizar una apertura extraordinaria los últimos fines de semana del mes de agosto coincidiendo con los exámenes de septiembre.

Os deseamos unas felices vacaciones en las que podáis alternar ocio,  lecturas amenas y estudio.

Un verano en La Raya de Portugal

Este verano os proponemos hacer un recorrido a lo largo de la línea imaginaria que separa España y Portugal con la exposición La Raya borrada: un viaje por la frontera más antigua de Europa. En este viaje podremos conocer sus gentes, pueblos, ciudades, paisajes a uno y otro lado de esa raya que, como veremos en esta exposición, más que separar, ha unido.

Visitaremos, a través de mapas, textos y libros, la frontera terrestre entre España y Portugal, coloquialmente llamada la raya —o a raia, en portugués y en gallego—, una sinuosa línea de 1214 kilómetros de longitud que serpentea, desde el bajo Miño al bajo Guadiana, por desgastados macizos montañosos graníticos, penillanuras, angosturas, idílicas dehesas, fallas y ríos.

En cualquier caso, estos condicionantes físicos nunca fueron obstáculo para que las poblaciones rayanas se comunicaran, comerciaran y se casaran. Así, La Raya también se refiere al espacio geográfico próximo a esta frontera, donde las poblaciones portuguesas y españolas, separadas hasta 1986 por una frontera política y económica, comparten de alguna manera singulares elementos históricos, culturales o económicos.

La Raya ha sido siempre lugar de contacto. Su carácter periférico con relación a los grandes centros de poder político y económico de España y Portugal ha hecho que los rayanos hayan tenido que apoyarse unos a otros para superar las carencias de infraestructuras y servicios. Agricultores y pastores la atravesaban en busca del jornal; muchos habitantes dedicaban sus noches al contrabando; se olvidaban los padecimientos con bailes y romerías a los que acudían nacionales de los dos países,  que podían acabar en matrimonios mixtos.

En la exposición, veremos también que este contacto cotidiano tiene un claro reflejo lingüístico, al incorporar palabras del vecino y al acomodar nuestra manera de hablar para que se nos entienda mejor en la conversación.

La exposición comenzará el 12 de junio con una visita guiada y permanecerá hasta el 28 de septiembre en el vestíbulo de la Biblioteca Central, y siempre se podrá visitar de manera virtual en la página Web de la exposición. La explicación correrá a cargo de los especialistas sobre los diferentes temas abordados, con quienes recorreremos La Raya.

¡Boa viagem, buen viaje!