Ready to rock(s). Tecnología lítica durante el Paleolítico.

José Manuel Maíllo Fernández

Profesor de Paleontología de la UNED

Durante la Semana de la Ciencia de este año, la Biblioteca de la UNED albergará la exposición Ready to Rock(s), con la que pretendemos mostrar una visión sintética sobre la variabilidad de la tecnología lítica durante el Paleolítico.

Durante nuestra aparición como género hasta hace prácticamente dos días, en términos evolutivos, los humanos hemos realizado y empleado herramientas de piedra para nuestras labores diarias. Lejos de la imagen del troglodita, la tecnología lítica ha ido presentando una complejidad y especialización muy alejada de los estereotipos habitualmente otorgados a nuestros antepasados.

La exposición, orientada a todo el público interesado en nuestros orígenes, la Arqueología y la Evolución humana, está articulada en cinco bloques y en tres niveles discursivos que pueden ser tomados como complementarios. Los grandes bloques expositivos se dividen en una introducción general de la tecnología lítica donde se explica por qué se talla, con qué y para qué. Los cuatro siguientes hacen referencia a los grandes periodos del Paleolítico del Viejo Mundo: Olduvayense, Achelense, Paleolítico Medio/Middle Stone Age y Paleolítico Superior/Later Stone Age, los cuales siguen un eje cronológico. Por último, como viene siendo habitual, la Biblioteca muestra los recursos bibliográficos disponibles para iniciarse o especializarse en el estudio de la Tecnología Lítica paleolítica.

Desde un punto de vista discursivo, la exposición presenta tres planos: un panel escrito donde se contextualiza el periodo tratado y los hitos tecnológicos más relevantes de cada uno; uno audiovisual, donde se reproduce la talla de dichos métodos y, por último, la exposición de algunas réplicas de este tipo de tecnología.

Sin duda, se trata de una oportunidad única para comprobar, de manera sencilla y muy visual, cómo nuestros antepasados dieron sus primeros pasos tecnológicos, los cuales, a juzgar por nuestro éxito evolutivo, fueron satisfactorios.

La exposición Ready to Rock(s) se podrá visitar en la Biblioteca Central de la UNED del 7 al 23 de noviembre. Además, el día 14 de noviembre se impartirá el taller “Tallando piedra durante el Paleolítico” (necesaria inscripción).

Imagen de portada: Alfonso Dávila

 

Uso ético y legal de la información

 Cuando abordamos un trabajo académico, la primera fase consiste en la búsqueda y selección de la información pertinente para el tema que vamos a estudiar. Durante este proceso debemos guiarnos por el criterio de pertinencia, evaluando si la información que examinamos tiene alguna relevancia para nuestro trabajo, si, realmente, de forma directa, nos va a resultar útil para nuestra investigación. Teniendo en cuenta el volumen ingente de información al que tenemos acceso, este es un punto crucial. Leer publicaciones que sólo tocan de forma tangencial o poco significativa nuestro tema solo nos hace perder el tiempo que no tenemos, Además de introducir ruido aportándonos documentos que nos distraen y que, al final, desechamos.

Durante la redacción del trabajo, es importantísimo recoger y citar adecuadamente las fuentes utilizadas, atribuyendo cada idea ajena a su autor en función de las normas establecidas (APA, MLA, Chicago, etc.) para no incurrir en plagio sin darse cuenta. Muchos trabajos académicos son rechazados por no cumplir con este punto. Hay que poner especial énfasis en no atribuirse como propio un trabajo realizado en equipo, en atribuir falsamente a alguien algo que no ha escrito o en citar mal las fuentes utilizadas. La atribución errónea debemos evitarla por todos los medios, puesto que supone adjudicarle a un autor algo que, no sólo no ha dicho, sino que puede desvirtuar lo que realmente es su idea original. Puede suceder que, después de leer un texto, no lo hayamos entendido bien o saquemos conclusiones erróneas de lo que refleja el autor y le atribuyamos este malentendido. En este caso es mejor no parafrasear y citar textualmente, entrecomillado, la frase exacta del autor.

Otro caso típico se produce cuando, por dejadez o descuido, no hemos tomado bien las referencias y la confundimos con otras o hemos perdido la referencia y como queremos utilizar la cita, nos la inventamos.

También es muy frecuente que, por error u omisión, aun citando la fuente no lo hagamos de forma apropiada, haciendo inviable la localización de las obras citadas y el seguimiento de nuestro itinerario investigador.

Otro aspecto relacionado con el uso legal de la información es el de las descargas fraudulentas de documentos electrónicos. Una parte importante de la colección de la Biblioteca de la UNED está formada por recursos electrónicos que cubren las diferentes disciplinas impartidas en la universidad y que está accesible en línea para todos los miembros de la comunidad universitaria. Hablamos de bases de datos, revistas y libros electrónicos, principalmente.

Estos recursos se suscriben pagando las licencias correspondientes a sus editores. La Biblioteca se compromete, contractualmente, a hacer un uso legal de los recursos en las condiciones pactadas. Entre los usos prohibidos están, como es lógico, las descargas masivas de datos. Estas descargas son detectadas inmediatamente por el proveedor, quien bloquea el acceso al usuario en cuestión, y puede acarrear también la pérdida temporal de acceso a dichos recursos al conjunto de la Universidad. Es por ello que recientemente se ha incluido en el Reglamento de Régimen disciplinario de los estudiantes de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, en el artículo 3 apartado d, este hecho como una falta grave.

Hay que tener en cuenta que la UNED compra los accesos a estos recursos para el uso de su propia comunidad universitaria, por ello no se pueden facilitar a personas no autorizadas, ni vulnerar, de ninguna de las maneras, las normas institucionales en este sentido. Un error individual puede conllevar un serio perjuicio para toda la comunidad, por lo que os encomiamos a realizar un uso ético de la información.

Imagen de portada: Christin Hume

Toda la información que puedas necesitar

Comienza el curso 2018-2019 y ponemos a vuestra disposición una variada oferta de información para que consigáis el mejor resultado en los estudios de los que os habéis matriculado. Ya sabéis que en las Bibliotecas de la sede central os ofrecemos una completísima colección que incluye casi 500.000 libros en papel y 109.720 en formato electrónico, incluyendo bibliografía recomendada; 1.800 títulos de revistas en papel y 30.628 en electrónico; materiales audiovisuales, así como bases de datos. Todo ello podéis localizarlo desde nuestro buscador.

Por otra parte, os ofrecemos acceso a la producción científica de la UNED, albergada en el repositorio institucional e-spacio, que mantiene la Biblioteca. En el mismo encontraréis: tesis doctorales, libros, TFM, TFG, artículos de revistas, textos publicados en congresos y documentos científico-técnicos (reports), etc.

Aunque la colección de la Biblioteca UNED es muy rica, siempre puede ocurrir que necesitéis acceder a un texto que no forme parte de la misma. En esos casos, podéis recurrir al servicio de préstamo interbibliotecario. Pueden utilizar este servicio profesores, personal de administración y servicios, becarios y estudiantes de grado, máster y doctorado, con domicilio en la Comunidad de Madrid.
Los profesores-tutores y los estudiantes residentes fuera de la Comunidad de Madrid, pueden solicitar este servicio en la biblioteca del Centro Asociado más próximo a su residencia, donde les informarán de las normas y tarifas.
Esperamos con todo ello contribuir a que vuestro estudio sea muy rico y satisfactorio.

Imagen de portada: Scott Webb