Cómo enfrentarse a un examen (II)

Mirella García Lucas

En la entrada anterior hablamos sobre cómo planificar el estudio de un examen. En esta, daremos unos pequeños consejos sobre cómo rendir más durante la realización de los exámenes, además de presentarte una serie de herramientas digitales que puedes utilizar para preparar tus pruebas finales.

¿Qué hacer durante un examen?

Una vez tengas el examen delante, lee bien las instrucciones y las preguntas y planifícate el tiempo en consecuencia, para que después no te falte. Decide el orden en el que contestarás las preguntas y el tiempo que dedicarás a cada una. Se recomienda siempre contestar antes aquellas que tengas más claras, y dejar las dudosas para el final. También es preferible, siempre que se pueda, contestar primero aquellas cuestiones que tienen más valor proporcional dentro del examen. Y nunca debemos olvidar el tiempo de repaso: reserva siempre al menos cinco o diez minutos al final para revisar tus respuestas.
Si en un momento dado ves que vas mal de tiempo, intenta contestar cuantas más preguntas, mejor. Es más probable que apruebes si has contestado a todas las cuestiones requeridas, al menos parcialmente, que si solo has hecho una o dos preguntas perfectas pero el resto del examen está en blanco.

Lee bien el enunciado de las preguntas y contesta lo que se te pide. No te vayas por las ramas. No vas a tener mejor nota por escribir más información, sino por escribir la información que se te requiere. Para eso, si es necesario, relee la pregunta todas las veces que lo necesites y, si sigues teniendo dudas, puedes pedir ayuda al profesor correspondiente para que te aclare lo que se te está preguntando.

También es importante que antes de responder a una pregunta, en especial en aquellas que son de desarrollo, pienses detenidamente qué información vas a incluir y de qué manera vas a organizarla. Si hace falta, haz un pequeño esquema que te ayude a ordenar tus ideas. Una respuesta bien estructurada suele ser mejor valorada que otra con los mismos contenidos pero presentados de manera incoherente.

Cuida la presentación de tu examen. Intenta escribir con letra inteligible y no cometer faltas de ortografía; deja márgenes amplios; tacha correctamente, sin paréntesis ni manchones mugrientos; y deja siempre claro dónde empieza y acaba cada respuesta.

Y por último, como ya hemos dicho antes: repasa. Vuelve a leer tus respuestas y, si es necesario, haz correcciones de ortografía o de contenido. También, si lo consideras procedente, puedes subrayar los conceptos clave que quieres que no pasen por alto o destacar las soluciones.

Aplicaciones TIC que pueden ayudarte a estudiar.

Gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías, actualmente existen numerosas herramientas TIC que puedes utilizar para mejorar tu aprendizaje y preparar tus exámenes o trabajos. Estas son algunas de las más interesantes:

Gestión de la información. Pocket, Symbaloo, Diigo, Evernote. Herramientas que te permiten almacenar y organizar archivos, artículos y páginas web que puedas encontrar por internet, para que te sea más fácil acceder a ellas y consultarlas más adelante.

Esquemas y mapas conceptuales. Mindomo, Mindmeister, Cmaptools. Sistemas de software que te permiten realizar tus propios esquemas y mapas conceptuales de manera digital. También permiten hacer esquemas colaborativos con otros compañeros. Mindomo y Mindmeister operan en red, mientras que Cmaptools es un programa que puedes descargar para trabajar offline.

Tests. GoConqr. Es una herramienta que te permite – entre otras muchas cosas – crear tests para comprobar tus conocimientos o realizar otros tests ya existentes en la biblioteca de la aplicación.

Pósters interactivos. Herramientas como Globster, Padlet, o Popplet te permiten crear posters tanto para trabajos académicos como para acumular información (vídeos, textos, mapas conceptuales, páginas web) relevantes para tu estudio.

Editores de presentaciones, como Prezi, Genially, Canvas, Powerpoint online, te permiten realizar presentaciones interactivas y después descargarlas en tu ordenador.

Recursos audiovisuales educativos, que te permiten ampliar la información sobre una temática y entenderla mejor. Puedes encontrarlos en portales como Khan Academy, Youtube EDU, Educatube, Educatina, , Math2me, Utubersidad, TED Talks.

Fuentes:
CANO GARCÍA, E.; RUBIO CARBÓ, A.; SERRAT ANTOLÍ, N. Organizarse mejor. Habilidades, estrategias y hábitos de estudio. Barcelona: Editorial Graó, 2010.
University of York. Preparing for tests and exams: http://lss.info.yorku.ca/resources/preparing-for-tests-and-exams/#Ok

Cómo enfrentarse a un examen (I)

Mirella García Lucas

Pocas cosas hay más temibles para un estudiantes que los exámenes finales, especialmente en un nivel universitario, cuando todas las pruebas- que suelen abarcar una cantidad considerable de materia – se concentran en un mismo periodo de tiempo, de manera que un estudiante puede tener hasta 5 exámenes o más en una sola semana.
Para preparar este periodo de evaluación, es fundamental la organización del tiempo de estudio, como ya hemos mostrado en entradas anteriores; pero también es importante gestionar los exámenes mismos, saber en qué consistirán y cómo podemos enfrentarnos a ellos.

Cómo planificar un examen

Aunque parezca una cosa obvia, hay que dejar claro que para saber cómo planificar la evaluación de una asignatura, lo primero que debemos saber es cuál es el sistema de evaluación (tipo de pruebas, calendario, criterios y porcentajes de evaluación, etc.). Una vez conocido el sistema, es fundamental tener muy claros y organizados los contenidos susceptibles de entrar en el examen, y la manera en la que serán preguntados (de hecho, este punto lo desarrollaremos más adelante cuando hablemos de los tipos de examen).

Una vez tengamos claras estas dos cuestiones, es asimismo necesario tener presentes los materiales que utilizaremos para estudiar la materia: ¿Tenemos los apuntes completos? ¿Necesito algún tipo de información complementaria? ¿Dónde puedo encontrar esa información? Estas son algunas de las preguntas que sería conveniente hacerse antes de empezar a estudiar para un examen.

Y una vez hemos estudiado, es fundamental también comprobar que los contenidos que se han estudiado se han asimilado correctamente. ¿Cómo? Depende de la materia y de tu método de estudio: puedes hacer simulacros de examen, volver a hacer ejercicios ya corregidos y comprobar las respuestas, recitar contenidos oralmente, hacer tests en línea, etc. Pero lo que es muy importante es comprender que el hecho de estudiar siempre debe llevar incorporada la fase de comprobar los contenidos trabajados anteriormente. Para organizarte esta fase, puedes utilizar un calendario o plantilla como esta:

Tipos de examen que puedes encontrar

Como hemos comentado anteriormente es fundamental saber cómo va a ser el tipo de prueba o examen ya que no es lo mismo responder a un examen tipo test que tener que desarrollar por escrito todo un tema, o resolver una serie de problemas matemáticos. Elena Cano, en Organizarse mejor (Graó, 2010) proporciona el siguiente esquema de elementos que deben tenerse en cuenta en función del tipo de examen:

Fuentes:
CANO GARCÍA, E.; RUBIO CARBÓ, A.; SERRAT ANTOLÍ, N. Organizarse mejor. Habilidades, estrategias y hábitos de estudio. Barcelona: Editorial Graó, 2010.
University of York. Preparing for tests and exams: http://lss.info.yorku.ca/resources/preparing-for-tests-and-exams/#Ok

Influencers científicos (I)

Las redes sociales son plataformas abiertas en las que el contenido lo aportan los usuarios, por lo que la variedad es tan diversa como el género humano y sus intereses. Youtube, como plataforma de vídeo por antonomasia, contiene todo lo que podamos imaginar y, por supuesto, también vídeos magníficos de divulgación científica. Así, en los últimos años han surgido muchos jóvenes estudiantes de carreras científicas o periodistas científicos que han encontrado en Youtube el lugar idóneo para divulgar y llegar al gran público.  El formato de vídeo para Youtube permite un tono más desenfadado que facilita la conexión con un público amplio no especializado. En el siguiente vídeo se comentan algunas de las ventajas y aciertos de estos jóvenes científicos:

La relevancia de los que podríamos denominar cientifitubers está alcanzando tal impacto que la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) estrena Science Truck, un nuevo proyecto de divulgación de la ciencia protagonizado precisamente por youtubers y dirigido al público más joven.

En esta entrada queremos presentaros algunos de los divulgadores científicos que en nuestro país están aprovechando las ventajas de Youtube para luchar contra los magufos que pueblan la red.

Javier Santaolalla, doctor en Física de partículas e ingeniero de telecomunicaciones, es tal vez uno de los más conocidos. Javier comenzó haciendo divulgación de una manera más o menos amateur, como voluntario para acompañar las visitas que recibía en el CERN cuando trabajaba allí. A partir de ahí, nada se le ha resistido. Ha publicado varios libros de divulgación, es monologuista científico, y colabora con El mundo presentando Telecienciario. Además, es responsable de tres canales de YouTube que os recomendamos: Date un mi el canal dirigido a aquellos que tienen cierta curiosidad hacia la ciencia pero que no están demasiado interesados en entrar en detalles; Date un voltio para los que quieren aprender física desde cero; Date un Vlog, orientado al público que ya tienen ciertos conocimientos de física y quieren profundizar más.

Otro buen ejemplo es La gata de Schrödinger, proyecto detrás del cual está Rocío Vidal.  “La gata” empezó con un blog en el que ya denunciaba falsedades y medias verdades, así como ofrecía explicaciones a fenómenos científicos del día a día. Después abrió su canal de Youtube y alcanzó la fama con el vídeo titulado Estas influencers os están estafando, en el que denunciaba prácticas seudocientíficas promocionadas por Claudia Ayuso y María Cadepe.  Estas influencers promocionaban ante sus seguidores un conjunto de productos y prácticas místicas, sin aval científico alguno, y Rocío desmintió con datos sus afirmaciones. Otro de sus vídeos virales fue La estafa de la psicología positiva y la autoayuda, en la que la propia Rocío reconoce haber caído durante sus años universitarios.

Dimetilsulfuro es un blog de divulgación científica en el que su responsable, Deborah García, habla sobre temas cotidianos desde un enfoque científico. Por un lado, podemos encontrar entradas sobre la ciencia de alimentos y cosméticos, en las que destierra algunos mitos muy asentados relativos a la seguridad, la imagen y la eficacia de los mismos. Debido a los escasos conocimientos científicos que manejamos las personas sin formación específica en esta materia, existen falsas creencias sobre alimentación o productos sanitarios que forman parte del ideario común y sobre los cuales, según deducimos de sus textos, es necesario arrojar luz con datos objetivos. Por otra parte, encontramos entradas relativas a la relación entre arte y ciencia. Deborah selecciona obras conocidas de artistas contemporáneos, como puede ser el Elogio del horizonte, de Chillida, y a través de su interpretación e historia, estudia los vínculos que la unen con la ciencia. Su canal de Youtube es otra pata más de extensión de su proyecto y le permite reflexionar sobre los mismos temas del blog.

Las matemáticas no podían faltar en esta entrada, esa materia fascinante que, desgraciadamente, a muchos se le atraviesa. Eduardo Sáenz es profesor de matemáticas de la Universidad de la Rioja y está detrás del canal Derivando. Su canal tiene más de 661.000 suscriptores, se acerca a 1.600.000 visitas en menos de tres años. Es también monologuista científico y para animaros a suscribiros, os dejamos este vídeo en que nos cuenta por qué cree que las matemáticas son importantes para cualquier ciudadano: