Por la salud de nuestros océanos

El océano sostiene la vida en la Tierra

[Extraído de la web de la campaña del WWF]
Pone comida en nuestra mesa y es la base de una actividad económica que genera billones de dólares en todo el mundo. Lo hace todo gratis. Pero no por mucho tiempo. El océano va directo al colapso.

© James Morgan/WWF-US

Como el océano nos pertenece a todos – y a nadie – hay mucha gente que ha cogido demasiado. Siglos de excesos e irresponsabilidad amenazan con dejarnos un desierto azul. Es el momento de cambiar la manera en que vemos el océano: de un lugar donde cogemos lo que queremos y tiramos lo que no, a un recurso compartido de un valor inmenso.
La riqueza que generan los océanos podría valorarse en unos 21,5 billones de euros, una cantidad similar al PIB del Reino Unido. Así consta en el análisis más exhaustivo de los bienes y servicios de los mares titulado Reviviendo la economía del océano publicado por WWF. Sin embargo, esta fascinante biodiversidad está en riesgo: el colapso de las pesquerías, la destrucción de los manglares o la desaparición de corales son sólo algunas de las amenazas de este motor económico marino del que dependen millones de personas. Sólo nos queda una alternativa: invertir en su conservación es invertir en nuestra supervivencia. 
Campaña de recogida de firmas para crear un santuario en Canarias
© WWF

Más información:

Hoy es el Día Internacional de la Madre Tierra

«Las grandes decisiones que tenemos por delante no corresponden solo a los legisladores y los dirigentes mundiales. Hoy, en este Día de la Madre Tierra, hago un llamamiento para que todos nosotros seamos conscientes de las consecuencias que tienen nuestras decisiones sobre el planeta y lo que supondrán para las generaciones futuras.»
Mensaje del Secretario General, Ban Ki-moon
Hoy 22 de abril se celebra en todo el mundo el Día de la Madre Tierra. En nuestros días la humanidad se encuentra en una encrucijada clave en la que la que se decidirá cuál será su futuro para muchas generaciones.  Ante retos formidables como el cambio climático, el hambre, la sobrepoblación, las guerras o la destrucción acelerada de la biodiversidad la toma de decisiones no puede seguir postergándose más.  Este año del 45 aniversario del Día de la Madre Tierra podría ser un momento decisivo para la causa del medio ambiente. En él deberían empezar a darse la mano crecimiento y sostenibilidad, iniciarse el camino de transición desde una economía basada en el carbono a otra que abrace sin reservas las energías renovables (recordemos que a finales de este año los líderes mundiales deberán acordar finalmente un tratado vinculante sobre el cambio climático). El camino no será fácil pero es seguramente el único que podemos tomar si queremos que haya algún futuro para nuestros hijos.
El Día Internacional de la Madre Tierra pretende ser un recordatorio de la necesidad de nuestro compromiso con el medio ambiente. Más allá de las palabras bonitas es necesario que demostremos con nuestros actos de cada día la intensidad de nuestras convicciones. Decisiones aparentemente tan triviales como elegir lo que comemos, como nos vestimos o desplazamos tienen, al multiplicarse por millones, un impacto real sobre nuestro planeta y por tanto sobre su virtualmente imparable degradación. El mundo necesita cambios profundos que sólo serán posibles si los ciudadanos alzan su voz para hacer llegar a sus líderes políticos de forma clara y audible su voluntad de cambiar de rumbo. Depende de todos y cada uno de nosotros.

Y para terminar este video de La Unión y Greenpeace nos recuerda que debemos mirar más allá:

Polémica por un video de Greenpeace, crítico con Shell y su colaboración con LEGO.

El martes de la semana pasada la ONG ecologista Greenpeace lanzó un vídeo en el que denuncia los planes de la compañía petrolera Shell para realizar prospecciones en el Ártico. En él se critica abiertamente el acuerdo de imagen firmado por esta empresa con la conocida marca LEGO, idolatrada por millones de niños en todo el mundo.
En opinión de Greenpeace,  una empresa como LEGO, que está haciendo un gran esfuerzo para que sus productos sean ecológicamente más responsables (reduciendo embalajes, usando papel FSC, buscando un producto alternativo para crear sus bloques y juguetes…), no debería mantener una alianza con Shell, que está empeñada en convertir al Ártico en su próximo objetivo de explotación petrolífera. Los ecologistas ven en el acuerdo entre ambas empresas un intento por mejorar la imagen de la petrolera entre las futuras generaciones, haciendo más aceptables sus prácticas entre los futuros consumidores.
Entre una gran polémica, el video que ha sido retirado al menos en una ocasión de YouTube a demanda de Warner Bros y vuelto a reponer, acumula ya más de 4 millones de visitas. Mientras tanto varios cientos de miles de personas se han sumado a la campaña de Greenpeace, LEGO: Everithing is NOT awesome.
Aquí os dejamos con el vídeo para que juzguéis vosotros mismos: