467.000 tapones para la solidaridad

Estamos de enhorabuena porque gracias a la solidaridad de todos, en las bibliotecas de la Sede Central de la UNED, hemos entregado 467.000 tapones a la Fundación SEUR. Según los datos que nos han hecho llegar, su reciclaje ha evitado la emisión de 1.401 kg de CO2 a la atmósfera, principal gas causante del cambio climático. Harían falta 234 árboles durante un año para conseguir el mismo beneficio para el planeta.
  

Pero lo más importante: nuestros tapones han aportado 186 € a los 97.775 € obtenidos en el periodo, consiguiendo que 14 niños y niñas, como Dani, Martina, Joel, Ger o Izan hayan adelantado sus tratamientos  médicos u ortopédicos no cubiertos por el sistema público sanitario.
Desde el inicio del proyecto, ya son 139 los niños y niñas que han recibido su ayuda, gracias al reciclaje de más de 4.000 toneladas de tapones, con los que se podrían llenar ¡13 piscinas olímpicas! En total se han recaudado más de un millón de euros. Te invitamos a que lo celebres con nosotros uniéndote a la cadena de tapones más larga del mundo aquí.
Aprovechamos para informaros de que los tapones que se están recogiendo actualmente son para ayudar a Laia.
Todavía hay 30 niños esperando a que llegue su turno y gracias a vuestros tapones, su espera será más corta, así que os estamos muy agradecidos por vuestra incansable colaboración que realizáis sin recibir a cambio otra cosa que la satisfacción de sentiros solidarios y nuestro reconocimiento en nombre propio y en el de todos los beneficiarios del proyecto.

Enlaces relacionados:

Madrid estrena el contenedor marrón: cuatro preguntas con respuesta

El pasado martes, 31 de octubre, Madrid estrenó un nuevo contenedor, gris con tapa marrón que servirá para recoger los residuos orgánicos, facilitando así su reciclaje.

Con esta iniciativa, la ciudad se suma al selecto club de las urbes españolas que realizan una recogida separada de los residuos orgánicos, de momento de forma experimental, en varios distritos y sólo en determinados barrios. La idea es que al final de la presente legislatura, el sistema esté implantado en toda la ciudad.

Así que tendremos que ir acostumbrándonos a convivir con un quinto contenedor que se va a empezar a hacer habitual en nuestras calles, sumándose a los ya existentes:

  •  Azul (papel y cartón).
  • Amarillo (envases de plástico, metal y tetrabriks). 
  • Verde (vidrio).
  • Tapa marrón (residuos orgánicos). 
  • Tapa naranja, que quedará para el resto de residuos no reciclables.
¿Qué residuos se destinarán al contenedor de tapa marrón?
Al nuevo contenedor de basura orgánica, el de tapa marrón, irán los restos de comida, tanto vegetales como de origen animal (peladuras, cáscaras de huevo, posos de café, huesos, etc.) servilletas utilizadas, tapones de corcho, palillos, restos de jardinería, etc. y su recogida será diaria.

¿Cuál es la diferencia con el cubo de tapa naranja?
Al cubo naranja irá todo lo que no pueda ir a los otros, esto es todos los materiales no reciclables: maderas y fragmentos de plásticos, juguetes rotos, pañales, toallitas húmedas, colillas, arena de gato, excrementos de animales, pelo y polvo de barrer.
¿Cuáles son los beneficios del quinto cubo?
La recogida selectiva de los residuos orgánicos es una exigencia de la UE, que ha fijado dos objetivos para 2020: rebajar un 20 por ciento los residuos que se generan y alcanzar el 50 por ciento de residuos preparados para la reutilización y el reciclaje.

A partir de los residuos orgánicos recogidos se producirá biogás y compost (fertilizante natural para las plantas). Además, se mejorará la recogida selectiva de los demás residuos y se aumentará la vida útil de los vertederos: tardarán más en llenarse y se reducirán los malos olores.

Asimismo, el Ayuntamiento tiene previsto que esta nueva recogida se traduzca en más puestos de trabajo, tanto en las rutas del servicio como en las plantas de biometanización y compostaje para su tratamiento.

¿Dónde están los contenedores de tapa marrón?
El 31 de octubre ha comenzado  un plan de implantación progresiva que en su primera fase llegará a 255.000 habitantes de 125.000 viviendas localizadas en Vallehermoso (Chamberí); Cuatro Caminos y Almenara (Tetuán); Casa de Campo, Argüelles y Ciudad Universitaria (Moncloa-Aravaca); Quintana (Ciudad Lineal); Salvador y Las Rosas (San Blas-Canillejas); Apóstol Santiago y Pinar del Rey (Hortaleza); Numancia Portazgo (Puente de Vallecas); Puerta del Ángel y Campamento (Latina); Los Rosales y Butarque (Villaverde), y Palos de Moguer, Acacias, Chopera, Delicias, Legazpi y Atocha (Arganzuela).
Además, se han dispuesto 50 contenedores en grandes generadores de residuos: 15 centros comerciales, 11 mercados, ocho hospitales, dos hoteles, la sede de RTVE en Torrespaña, las estaciones de Atocha y Chamartín, Mercamadrid, el distrito Telefónica y dos cuarteles del Ejército.
El objetivo del Ayuntamiento, según Sabanés, es que el proyecto “esté implantado en toda la ciudad al final de la legislatura”. No obstante, recuerda, “el horizonte que fija la Unión Europea” para cumplir con las exigencias comunitarias “es 2020”.
Más información sobre el cubo marrón:

Qué hacer con los medicamentos caducados y sus residuos

Todos nos hemos sorprendido alguna vez al revisar el botiquín de nuestras casas y comprobar la gran cantidad de medicamentos caducados, envases, etc. de los que tenemos que desprendernos. Su destino no debe ser en ningún caso la basura. No sólo porque esto sería desperdiciar valiosos recursos sino porque se trata de una clase de residuos especialmente dañinos para el medio ambiente, ya que pueden contaminar ríos, acuíferos, suelos, etc. constituyendo una grave amenaza para nuestra salud. En su lugar debemos depositarlos en el punto SIGRE más próximo a nuestro domicilio. Estos están situados en alguna de las más de 21.000 farmacias adheridas a este sistema de gestión, la práctica totalidad de las existentes en España. 
Al punto SIGRE de nuestra farmacia debemos llevar:
  • Medicamentos caducados.
  • Medicamentos que ya no necesitamos.
  • Cajas y envases de medicamentos.
  • Envases vacíos con restos.
Pero no debemos depositar en ningún caso:
  • Agujas y jeringuillas.
  • Termómetros.
  • Gasas.
  • Productos químicos.
  • Radiografías.
  • Pilas.
Finalmente ahí van algunos consejos sobre el reciclaje de medicamentos:
  • Todos los restos de medicamentos caducados o no utilizados y sus envases deben llevarse al Punto SIGRE de la farmacia.
  • Los envases que han estado en contacto con el medicamento (frascos, blíster, tubos, aerosoles, ampollas, etc.) aunque estén vacíos, deben ser tratados de forma específica. Para ello, deben depositarse en el Punto SIGRE.
  • Para poder identificar los distintos tipos de medicamentos y los envases que los contenían y darles el correcto tratamiento, deben llevarse al Punto SIGRE dentro de su caja de cartón.
  • Las cajas de cartón y envases de medicamentos de todo tipo, tengan aún restos del medicamento o estén vacíos, no deben tirarse al contenedor azul del papel, ni al amarillo de los envases, ni al contenedor verde de vidrio.