Aplicaciones de Microsoft 365 para el trabajo en equipo y remoto

Pandemias y temporales nos han obligado a replantearnos nuestros modos de estudio y trabajo. Cada vez es más habitual la necesidad de trabajar de forma colaborativa y remota. Para ello Microsoft 365 pone a nuestra disposición un amplio elenco de aplicaciones que trata de suplir la presencialidad, acortando distancias con nuestros colegas, profesores o alumnos. Tenemos para todo. Si necesitamos:

  • Compartir documentos en un espacio común: Microsoft OneDrive nos ofrece almacenamiento compartido con determinadas personas o grupos en la nube.
  • Compartir vídeos y crear listas personalizadas: Stream es una aplicación que nos permite gestionar nuestras grabaciones, etiquetarlas, crear listas de favoritos y compartirlas en la nube.
  • Trabajar juntos y al mismo tiempo en un documento: Microsoft Office online permite colaborar, a través de aplicaciones como Word, Excell y Poweroint, a varias personas a la vez en documentos, crearlos y modificarlos desde cualquier lugar, en tiempo real, desde nuestro teléfono, tablet u ordenador, incluso sin conexión a Internet.
  • Elaboración de publicaciones multimedia: podemos elaborar temas, newsletters o presentaciones utilizando Sway y añadiendo texto, audio y vídeo para conseguir resultados atractivos, muy visuales y originales.
  • Grabar mensajes de vídeo capturando la imagen de nuestra pantalla: Powerpoint ofrece la posibilidad de grabar capturas de pantalla y presentaciones, incluyendo narración de audio.
  • Reunirnos por videoconferencia: Microsoft Teams  nos permite realizar videoconferencias de hasta 250 participantes, con posibilidad de compartir pantalla y grabar las sesiones.
  • Gestionar proyectos en grupo: Microsoft Teams es un producto que permite trabajar en colaboración, manteniéndonos conectados en todo momento. Para ello cuenta con diversas funcionalidades:
    • Chat para mensajes grupales o individuales.
    • Reuniones por videoconferencia de hasta 250 personas con posibilidad de compartir pantalla.
    • Llamadas con grupos internos y externos.
    • Trabajo en colaboración en documentos, compartiendo y editando archivos en tiempo real con aplicaciones familiares como Word, PowerPoint y Excel.
    • Uso compartido de archivos. Trabaja en coautoría de archivos en tiempo real. Almacena tus archivos de forma segura, accede a ellos, compártelos y colabora desde cualquier lugar.

La UNED, en colaboración con Microsoft, ha puesto a disposición de todos los docentes, personal y alumnos de nuestra comunidad universitaria, el paquete de Microsoft 365 y el entono colaborativo de Microsoft Teams para el aprendizaje remoto.

Si eres alumno de la UNED, con tu cuenta de usuario UNED, puedes disfrutar de las funcionalidades de Microsoft Teams dentro del portal Office 365, al que tienes acceso desde tu correo en Outlook.

Aplicaciones que ofrece el paquete de Office365 al alumno de la UNED.
Compartir vídeos y crear listas personalizadas con Stream
Elaboración de publicaciones multimedia con Sway
Capturas de pantalla con PowerPoint
Grabación de presentaciones con PowerPoint

Para aprender más sobre el uso Microsoft TEAMS:

Foto de Marvin Meyer en Unsplash

Cómo mejorar la presentación escrita de un trabajo académico

A la hora de presentar un trabajo académico adquiere gran importancia la presentación final: tanto la escrita, como la oral; si ambas son cuidadas potenciarán nuestro trabajo. La presentación escrita cobra relevancia de cara al lector y es clave para exponer nuestra investigación de la forma más apropiada. 

La redacción es uno de los procesos que más debemos cuidar. En ocasiones, redactamos en momentos diferentes y el estilo de redacción puede variar. Trataremos de mantener el uso de un lenguaje homogéneo e impersonal.  

Cuando nos enfrentamos a un TFG o TFM el principal punto de partida es la elección de la temática que abordaremos; en muchas ocasiones genera indecisión, pues podemos tener varias opciones y no saber por cual decantarnos, o no tener clara la idea. En la mayoría de casos, las premisas iniciales se basan en la elección de una temática original, que no haya sido tratada previamente. Sin embargo, nuestro objetivo debe centrarse en escoger aquella que nos interese, motive y haga sentirnos cómodos en su proceso de documentación, redacción y exposición. En definitiva, encontrar la motivación en un trabajo académico, puede ser de gran ayuda en el proceso de desarrollo. Partiendo de esta motivación mejoraremos la presentación escrita del trabajo implementando estas pautas:

  • En la redacción, además de una correcta utilización del lenguaje,  es recomendable el uso de un estilo académico claro y directo, que facilite la comunicación y la comprensión de lo que queremos expresar.  
  • De igual manera, tanto la ortografía, como la inclusión de signos de puntuación son imprescindibles para una correcta legibilidad y desarrollo de un trabajo académico. Es por ello que emplear correctores automáticos de texto para cerciorarnos de su correcta implementación puede ser de gran ayuda. 
  • Hemos de evitar la repetición de determinadas muletillas o expresiones, utilizando sinónimos siempre que sea oportuno. Para la consulta de sinónimos, disponemos de muchos recursos online, uno de ellos es Wordreference. Además, para las dudas ortográficas, puedes utilizar el diccionario de la RAE. 
  • Además, para destacar en la presentación de nuestro proyecto, una maquetación atractiva será uno de los recursos esenciales para guiar al lector y potenciar su atención. Tendrá que cumplir los estándares citados por el coordinador o la plantilla propuesta por el tutor. Un buen trabajo de maquetación facilita la comprensión y legibilidad. 
  • Al dar por comenzado el proceso de maquetación debemos tener en cuenta el diseño de la página: es decir, tanto el interlineado, la justificación que incluimos en el texto y los márgenes que utilizamos, como la paginación. 
  • De igual importancia será la elección tipográfica y su tamaño; debemos seleccionar un tamaño estándar de 11 puntos para el texto, y otro mayor para los títulos, organizando así con la fuente o fuentes seleccionadas el proyecto.  
  • Recuerda que emplear diferentes elementos gráficos como tablas, imágenes, mapas, etc., puede ayudar a organizar los datos de un modo más atractivo y visual captando la atención del lector. 

Estos son algunos de los consejos que puedes seguir; pero si tienes dudas acerca de cómo enfrentarte al planteamiento escrito, y entrega de un proyecto académico o simplemente deseas ampliar la información, recuerda que la biblioteca de la UNED cuenta con una guía donde son explicados al detalle cada uno de los puntos a tener en cuenta. 

Cómo superar sin nervios la presentación oral de tu trabajo. 

Es el momento más temido. ¿Cómo reducir la incomodidad, nervios y ansiedad que genera la presentación oral del trabajo académico? 

Una parte fundamental de tu investigación se basa en cómo consigues desenvolverte en la presentación oral. No dejes nada a la suerte y sigue estos consejos: podrás pasar este trance con la misma seguridad con la que has ido afrontando el resto de las etapas que conforman tu investigación.  

  1. Realizar una buena exposición oral supone demostrar tu conocimiento e implicación con la temática abordada, esquematizar y seleccionar aquello que tiene mayor relevancia y aportar una argumentación razonada que muestre una evolución desde la problemática de la que partiste hasta la conclusión. 
  2. Teniendo en cuenta que dispones de un tiempo limitado prepara un contenido que sintetice de la manera más completa posible tu trabajo. Selecciona las ideas más relevantes del trabajo y deja de lado las cuestiones de conocimiento general. 
  3. Además de contar con material de apoyo visual como una presentación en PowerPoint o Prezi, también es aconsejable tener un guion en papel, donde plasmes las pinceladas de aquello que quieres tratar. Te facilitara no olvidarte de ello. Recuerda que estos elementos son de apoyo, no debes presentar tu trabajo leyendo pues esto restará firmeza a tu exposición.  
  4. Practica la exposición utilizando un cronómetro: te asegurará que tanto tu guion como tu discurso sean acordes a la estructura empleada en tus diapositivas. Procura que otros te escuchen y repite la presentación todas las veces que puedas. 
  5. Un lenguaje claro y un tono pausado con la entonación correcta mantendrá la atención durante la presentación. Un tono monótono o acelerado hará que pierdas la atención de tus interlocutores por el camino.
  6. El contacto visual y tu lenguaje no verbal son importantes; tanto tu expresión corporal, como tus gestos, te ayudarán a potenciar tus argumentos y a conectar con el tribunal. 
  7. De igual manera tu actitud es fundamental: escucha al tribunal, contesta de manera amable todas aquellas cuestiones que te planteen a raíz de tu exposición y muéstrate tranquilo y seguro de tu trabajo. 

Consulta las guías didácticas de la Biblioteca, donde encontrarás estos y otros muchos consejos.