Un verano en La Raya de Portugal

Este verano os proponemos hacer un recorrido a lo largo de la línea imaginaria que separa España y Portugal con la exposición La Raya borrada: un viaje por la frontera más antigua de Europa. En este viaje podremos conocer sus gentes, pueblos, ciudades, paisajes a uno y otro lado de esa raya que, como veremos en esta exposición, más que separar, ha unido.

Visitaremos, a través de mapas, textos y libros, la frontera terrestre entre España y Portugal, coloquialmente llamada la raya —o a raia, en portugués y en gallego—, una sinuosa línea de 1214 kilómetros de longitud que serpentea, desde el bajo Miño al bajo Guadiana, por desgastados macizos montañosos graníticos, penillanuras, angosturas, idílicas dehesas, fallas y ríos.

En cualquier caso, estos condicionantes físicos nunca fueron obstáculo para que las poblaciones rayanas se comunicaran, comerciaran y se casaran. Así, La Raya también se refiere al espacio geográfico próximo a esta frontera, donde las poblaciones portuguesas y españolas, separadas hasta 1986 por una frontera política y económica, comparten de alguna manera singulares elementos históricos, culturales o económicos.

La Raya ha sido siempre lugar de contacto. Su carácter periférico con relación a los grandes centros de poder político y económico de España y Portugal ha hecho que los rayanos hayan tenido que apoyarse unos a otros para superar las carencias de infraestructuras y servicios. Agricultores y pastores la atravesaban en busca del jornal; muchos habitantes dedicaban sus noches al contrabando; se olvidaban los padecimientos con bailes y romerías a los que acudían nacionales de los dos países,  que podían acabar en matrimonios mixtos.

En la exposición, veremos también que este contacto cotidiano tiene un claro reflejo lingüístico, al incorporar palabras del vecino y al acomodar nuestra manera de hablar para que se nos entienda mejor en la conversación.

La exposición comenzará el 12 de junio con una visita guiada y permanecerá hasta el 28 de septiembre en el vestíbulo de la Biblioteca Central, y siempre se podrá visitar de manera virtual en la página Web de la exposición. La explicación correrá a cargo de los especialistas sobre los diferentes temas abordados, con quienes recorreremos La Raya.

¡Boa viagem, buen viaje!

Un libro te está buscando

 

En la Biblioteca ya estamos preparando el próximo Día del Libro, que este año estará dblack-and-white-creepy-dark-25757edicado a Frankenstein y la literatura fantástica y de terror.

Para una de las actividades que queremos llevar a cabo, necesitamos vuestra colaboración. Vamos a distribuir citas de libros por la Biblioteca Central y la Biblioteca del Campus Norte y  nos gustaría que nos aportarais frases de libros que tengamos en la Biblioteca (de cualquier género o materia).

Seguro que a lo largo de vuestras lecturas habéis encontrado frases sugerentes o impactantes que recordáis o habéis apuntado. Os animamos a que nos las mandéis, indicando el autor y título de la obra de donde la habéis tomado, a la dirección biliotecacultural@adm.uned.es , hasta el 20 de abril. Los únicos requisitos son que os guste la frase y provenga de un libro que se encuentre en el catálogo de la Biblioteca de la UNED.

Con vuestra ayuda, es siempre más fácil y más divertido.

Crucero Universitario Transatlántico de 1934: una universidad flotante

Nuestra próxima exposición está dedicada al Crucero Universitario Transatlántico de 1934. Este crucero fue organizado en la Universidad de Barcelona (entonces Universidad Autónoma) y su objetivo principal era ofrecer a los estudiantes la oportunidad de aprender sobre el terreno cuestiones que se habían visto en las aulas. Se inscribía dentro de las políticas culturales y educativas de la II República, influida por la Institución Libre de Enseñanza: el estudio no era solo  acumulación de conocimientos, sino también  descubrimiento e intercambio.

Un año antes la Universidad Central de Madrid (hoy Complutense) había organizado otro crucero por el Mediterráneo, con destinos como Grecia y Egipto. Sin embargo, el crucero del 34 ofrecía dos novedades: el destino en esta ocasión era América (visitaron lugares como Cuba, Curaçao, Venezuela o Nueva York) y suponía un intercambio de conocimientos entre el mundo científico y el humanístico, dado que había profesores y estudiantes de ambos campos.

La idea partió de los profesores de Filosofía y Letras, Guillermo Díaz-Plaja y Jaume Vicens Vives; y el crucero estuvo dirigido por  Ángel Ferrer y Cagigal (Decano de la Facultad de Medicina). Así, el barco “Marqués de Comillas” funcionó durante 50 días «como una verdadera universidad flotante». De alguna manera, podríamos decir que estos cruceros son los herederos del Grand Tour en siglo XX y los precursores de las becas Erasmus actuales.

En ella podemos ver cartas, fotos, programas de conferencias, menús… Esta exposición está organizada por la Universidad de Barcelona y  ha visitado ya varias universidades. Ahora tenemos la oportunidad de disfrutarla en la Sala hipóstila de la Biblioteca Central de la UNED, del 3 al 20 de octubre.