#COIE _contigo

Ana María Lisbona, Directora del COIE de la UNED

Llevamos más de dos meses confinados y conviviendo con la incertidumbre y el desmoronamiento de muchas de las certezas, rutinas, estructuras o modelos que considerábamos estables y seguros a nuestro alrededor.

En este contexto de duelos sin acompañamiento, miedo a la enfermedad, miedo a que los nuestros enfermen, miedo a la soledad, miedo o golpeo directo de la crisis económica o de empleo, nuestra vida debe continuar y hemos ido normalizando la situación, porque el ser humano es resiliente y capaz de adaptarse a cualquier situación por difícil que sea.

El trabajo, en muchos casos reconvertido en teletrabajo, y los estudios nos permiten mantenernos activos y nos obligan a concentrar nuestra atención en el tema en el que estamos trabajando o estudiando, lo que finalmente redundará en nuestro bienestar o, al menos, puede reducir nuestro malestar. Como nos decía la semana pasada un estudiante en un  grupo de trabajo sobre mejora de la concentración y la planificación y gestión del tiempo,

“estudiar me permite encerrarme en una burbuja en la que me aíslo de todo y puedo disfrutar de otros mundos a través del aprendizaje”.

Esa burbuja que describía nuestro compañero es a lo que los psicólogos denominamos student engagement, cuando hablamos de los estudios, o work engagemet cuando se refiere al ámbito laboral. Conseguir experimentarlo es uno de los objetivos que nos hemos marcado en el primero de los tres grupos de trabajo o de apoyo entre compañeros que hemos organizado desde el COIE, el Centro de Orientación y Empleo de la UNED. Ya que el engagement, que es un estado motivacional positivo, que se caracteriza por realizar la actividad con mucha energía y activación mental, superando las dificultades que podamos encontrarnos y haciéndolo con un gran entusiasmo y concentración o, incluso, absorción; esa sensación de que se ha pasado volando mi rato de estudio, pero me siento bien y además “me ha cundido”, facilita el rendimiento y disfrutar con lo que estoy aprendiendo.

Es en este contexto de crisis, incertidumbre y soledad donde desde el COIE queremos acompañar a los estudiantes a pesar de la distancia física, pero nunca social. Queremos estar contigo y desde el Plan de Apoyo al Estudiante impulsado por el Vicerrectorado de Estudiantes y Emprendimiento, el observatorio ODS, el Servicio de Psicología Aplicada y los Centros Asociados vamos a intentar acompañaros en este viaje hacia el aprendizaje ofreciendo algunas herramientas para hacerlo más fácil y ayudándoos a disfrutar más del destino: el aprendizaje.

Volviendo a nuestros grupos de trabajo o grupos de apoyo que, finalmente, se organizan en torno a tres áreas: mejora de la concentración y la planificación y gestión del tiempo; gestión y reducción de la ansiedad ante los exámenes y mejora de las técnicas de estudio, han sido diseñados para compartir el aprendizaje entre iguales, otros compañeros, con un profesional del COIE que actúa como moderador y que ofrece herramientas, estrategias o consejos en vídeos o webconferencias. Puedes inscribirte aquí si estás interesado en participar.

Conocemos el poder de las bibliotecas para favorecer la concentración durante el estudio; parece que el ambiente de silencio y reflexión de estos templos del conocimiento inspira en el estudio. Pero los psicólogos conocemos también, que el mero hecho de estudiar acompañado de otros mejora nuestro rendimiento, como se demostró en un experimento en 1897 realizado por Triplett en el que la presencia de otros realizando la misma actividad incrementaba la motivación y como consecuencia el rendimiento, experimento que fue matizado en investigaciones posteriores, como las de Zajonc en los años 60, pero en los que como conclusión muy resumida y simplificada podemos afirmar que la presencia de otros es una fuente de estimulación.

También conocemos el poder del apoyo entre iguales: estudiantes ayudando a estudiantes o del apoyo social en general y la necesidad de identificarnos como miembros de un grupo, en este caso “los estudiantes de la UNED” y son esos los motivos que nos han llevado a coordinar grupos de estudiantes en la distancia, acercando experiencias, compartiendo estrategias que han funcionado bien o hablando de preocupaciones, en la línea de proyectos como el de compañero mentor en las comunidades de acogida o de manera presencial en algunos Centros Asociados para ayudar a estudiantes de primeros cursos a través del conocimiento y la experiencia de otros estudiantes más veteranos.

Pero esos grupos son también una herramienta para nosotros, profesionales del COIE, que nos acercan a nuestros estudiantes, nuestra razón de ser y nos abren una ventana a sus rincones de estudio desde donde generosamente comparten con nosotros y nos hacen sentir compañeros de su enriquecedor viaje hacia el aprendizaje, superando, en muchas ocasiones, grandes dificultades con valentía. Entrando en sus burbujas de conocimiento por unos momentos.

Si te interesa profundizar en estos aspectos y en las actividades que realiza el COIE de la UNED, no te pierdas esta serie de vídeos con importantes recomendaciones para el estudio a distancia.

Imagen: Jess Bailey en Unsplash

Cómo enfrentarse a un examen (II)

Mirella García Lucas

En la entrada anterior hablamos sobre cómo planificar el estudio de un examen. En esta, daremos unos pequeños consejos sobre cómo rendir más durante la realización de los exámenes, además de presentarte una serie de herramientas digitales que puedes utilizar para preparar tus pruebas finales.

¿Qué hacer durante un examen?

Una vez tengas el examen delante, lee bien las instrucciones y las preguntas y planifícate el tiempo en consecuencia, para que después no te falte. Decide el orden en el que contestarás las preguntas y el tiempo que dedicarás a cada una. Se recomienda siempre contestar antes aquellas que tengas más claras, y dejar las dudosas para el final. También es preferible, siempre que se pueda, contestar primero aquellas cuestiones que tienen más valor proporcional dentro del examen. Y nunca debemos olvidar el tiempo de repaso: reserva siempre al menos cinco o diez minutos al final para revisar tus respuestas.
Si en un momento dado ves que vas mal de tiempo, intenta contestar cuantas más preguntas, mejor. Es más probable que apruebes si has contestado a todas las cuestiones requeridas, al menos parcialmente, que si solo has hecho una o dos preguntas perfectas pero el resto del examen está en blanco.

Lee bien el enunciado de las preguntas y contesta lo que se te pide. No te vayas por las ramas. No vas a tener mejor nota por escribir más información, sino por escribir la información que se te requiere. Para eso, si es necesario, relee la pregunta todas las veces que lo necesites y, si sigues teniendo dudas, puedes pedir ayuda al profesor correspondiente para que te aclare lo que se te está preguntando.

También es importante que antes de responder a una pregunta, en especial en aquellas que son de desarrollo, pienses detenidamente qué información vas a incluir y de qué manera vas a organizarla. Si hace falta, haz un pequeño esquema que te ayude a ordenar tus ideas. Una respuesta bien estructurada suele ser mejor valorada que otra con los mismos contenidos pero presentados de manera incoherente.

Cuida la presentación de tu examen. Intenta escribir con letra inteligible y no cometer faltas de ortografía; deja márgenes amplios; tacha correctamente, sin paréntesis ni manchones mugrientos; y deja siempre claro dónde empieza y acaba cada respuesta.

Y por último, como ya hemos dicho antes: repasa. Vuelve a leer tus respuestas y, si es necesario, haz correcciones de ortografía o de contenido. También, si lo consideras procedente, puedes subrayar los conceptos clave que quieres que no pasen por alto o destacar las soluciones.

Aplicaciones TIC que pueden ayudarte a estudiar.

Gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías, actualmente existen numerosas herramientas TIC que puedes utilizar para mejorar tu aprendizaje y preparar tus exámenes o trabajos. Estas son algunas de las más interesantes:

Gestión de la información. Pocket, Symbaloo, Diigo, Evernote. Herramientas que te permiten almacenar y organizar archivos, artículos y páginas web que puedas encontrar por internet, para que te sea más fácil acceder a ellas y consultarlas más adelante.

Esquemas y mapas conceptuales. Mindomo, Mindmeister, Cmaptools. Sistemas de software que te permiten realizar tus propios esquemas y mapas conceptuales de manera digital. También permiten hacer esquemas colaborativos con otros compañeros. Mindomo y Mindmeister operan en red, mientras que Cmaptools es un programa que puedes descargar para trabajar offline.

Tests. GoConqr. Es una herramienta que te permite – entre otras muchas cosas – crear tests para comprobar tus conocimientos o realizar otros tests ya existentes en la biblioteca de la aplicación.

Pósters interactivos. Herramientas como Globster, Padlet, o Popplet te permiten crear posters tanto para trabajos académicos como para acumular información (vídeos, textos, mapas conceptuales, páginas web) relevantes para tu estudio.

Editores de presentaciones, como Prezi, Genially, Canvas, Powerpoint online, te permiten realizar presentaciones interactivas y después descargarlas en tu ordenador.

Recursos audiovisuales educativos, que te permiten ampliar la información sobre una temática y entenderla mejor. Puedes encontrarlos en portales como Khan Academy, Youtube EDU, Educatube, Educatina, , Math2me, Utubersidad, TED Talks.

Fuentes:
CANO GARCÍA, E.; RUBIO CARBÓ, A.; SERRAT ANTOLÍ, N. Organizarse mejor. Habilidades, estrategias y hábitos de estudio. Barcelona: Editorial Graó, 2010.
University of York. Preparing for tests and exams: http://lss.info.yorku.ca/resources/preparing-for-tests-and-exams/#Ok

Cómo enfrentarse a un examen (I)

Mirella García Lucas

Pocas cosas hay más temibles para un estudiantes que los exámenes finales, especialmente en un nivel universitario, cuando todas las pruebas- que suelen abarcar una cantidad considerable de materia – se concentran en un mismo periodo de tiempo, de manera que un estudiante puede tener hasta 5 exámenes o más en una sola semana.
Para preparar este periodo de evaluación, es fundamental la organización del tiempo de estudio, como ya hemos mostrado en entradas anteriores; pero también es importante gestionar los exámenes mismos, saber en qué consistirán y cómo podemos enfrentarnos a ellos.

Cómo planificar un examen

Aunque parezca una cosa obvia, hay que dejar claro que para saber cómo planificar la evaluación de una asignatura, lo primero que debemos saber es cuál es el sistema de evaluación (tipo de pruebas, calendario, criterios y porcentajes de evaluación, etc.). Una vez conocido el sistema, es fundamental tener muy claros y organizados los contenidos susceptibles de entrar en el examen, y la manera en la que serán preguntados (de hecho, este punto lo desarrollaremos más adelante cuando hablemos de los tipos de examen).

Una vez tengamos claras estas dos cuestiones, es asimismo necesario tener presentes los materiales que utilizaremos para estudiar la materia: ¿Tenemos los apuntes completos? ¿Necesito algún tipo de información complementaria? ¿Dónde puedo encontrar esa información? Estas son algunas de las preguntas que sería conveniente hacerse antes de empezar a estudiar para un examen.

Y una vez hemos estudiado, es fundamental también comprobar que los contenidos que se han estudiado se han asimilado correctamente. ¿Cómo? Depende de la materia y de tu método de estudio: puedes hacer simulacros de examen, volver a hacer ejercicios ya corregidos y comprobar las respuestas, recitar contenidos oralmente, hacer tests en línea, etc. Pero lo que es muy importante es comprender que el hecho de estudiar siempre debe llevar incorporada la fase de comprobar los contenidos trabajados anteriormente. Para organizarte esta fase, puedes utilizar un calendario o plantilla como esta:

Tipos de examen que puedes encontrar

Como hemos comentado anteriormente es fundamental saber cómo va a ser el tipo de prueba o examen ya que no es lo mismo responder a un examen tipo test que tener que desarrollar por escrito todo un tema, o resolver una serie de problemas matemáticos. Elena Cano, en Organizarse mejor (Graó, 2010) proporciona el siguiente esquema de elementos que deben tenerse en cuenta en función del tipo de examen:

Fuentes:
CANO GARCÍA, E.; RUBIO CARBÓ, A.; SERRAT ANTOLÍ, N. Organizarse mejor. Habilidades, estrategias y hábitos de estudio. Barcelona: Editorial Graó, 2010.
University of York. Preparing for tests and exams: http://lss.info.yorku.ca/resources/preparing-for-tests-and-exams/#Ok